lunes, 6 de noviembre de 2017

TU RETRATO



El misterio que da brillo a tus ojos
desde una vista inmóvil de tu rostro,
me hace temblar como si el suelo errara
y toda yo, fuese una cosa informe.

Rayos penetran mis blandas pupilas
¡y mi alma en llamas se incendia ella sola!
Combustión espontánea que me aterra:
me reduce a cenizas muerta en vida.

Hay ojeras y un guiño desde tu retrato
de un dios que mira traspasando el cielo
sobre las cosas que los dos sabemos...
Pero te aprieto fuerte con mis dedos

para que te calcines en mi espacio mismo.
¡Renaceremos dos, yo estoy segura
como estrellas, planetas o dos viandantes!

©Leibi Ng

sábado, 4 de noviembre de 2017

Las jardineras del Barrio Chino


Las jardineras del Barrio Chino
no tienen flores, plantas deseadas,
ni enredaderas, ningún trifolium,
ni una matica, ni una albahaca.

En ellas crecen diarios, cartones...
sólidos, aguas, vidrios, bidones...
puede que nazcan después de un tiempo
sopas, refrescos, algún picapollo.

Las jardineras del Barrio Chino
sin ser sombrillas regalan sombras
son el banquito de los cansados
el muro estrecho del desganado.

Las jardineras del Barrio Chino
guardan las letras de lo pagado
facturas rotas, rosas, azules
frágiles, mustias, papel cuadrado.

Las jardineras del Barrio Chino
en vez de flores ofrecen hombres
puede que el árbol que ellas contiene
se robe el alma de alguna forma
y me parece que por las noches
entre susurros toman y llaman
                           a ese que pasa.

©Leibi NG

jueves, 26 de octubre de 2017

TRANSPORTE URBANO


El asfalto como un disco de vinyl enderezado,
las ruedas obligadas a frenar a cada instante
y el celular resaltando tu nombre con impertinencia.
Sintiendo baches, aceleraciones,
el exceso de diez millones de bípedos detrás de cuatro ruedas.
Lo corto de las calles, lo absurdo de las reglas
y cientos imponiendo sus propios métodos.
Alguno habla de caos mientras las líneas de
"La Fantasma de Higüey" resaltan entre mis manos.
Me obliga a retroceder entre Javier y Bartolo.
Y el celular insiste en tu rostro y tu nombre...
Obligada a escapar, sin pena, de mil formas
por esta vez, me hiere irme de donde quiero estar.
©Leibi Ng

jueves, 12 de octubre de 2017

SIN CHAISE LONGUE


Yo quería sufrir lánguidamente
como la Dama de las Camelias,
pero sin sus compromisos de ida y vuelta.
Sus vaporosos trajes sobre mis carnes menguadas,
vacíos de sombras y de olvidos.
Yo quería conservar un solo instante
de adoración correspondida,
derramando ternura como nube preñada de rocío.
Pero el bacilo se metió en mi sangre
y una tos dulce inflama el torax a discreción.
No tengo chaise longue ni soy adorada
y el pañuelo absorbe mi dolor tísico.
La sangre, que a tantas heroínas vi escupir,
ahora no acude ni siquiera a mis mejillas
Quedo desnuda de color y de amor
y puedo morir en un solo estertor
disimulando el pecho.
Mejor que no informe de mi tuberculosis
o todos rehuirán mi compañía... ¡Maldito Robert Koch!
Morir de no saber qué, es siempre mucho más bonito...
¡En fin! Yo sola yaceré de igual manera.
Mi cuerpo se aleja a diez metros del suelo
y me miro pobre, niña desolada
tan vacía de amores como de antibióticos.
Ciega ante las reglas del juego.
Sorda ante el rumor de las dudas.
Muda ante mis contradicciones.
Helada como una lápida sin letras.
©Leibi Ng

lunes, 2 de octubre de 2017

CONSTELACIÓN



Así de madrugada, quien espera
ahora lo cuenta como bueno y válido.
Y sin embargo hay gestos de las manos
que apresan piel de un color absoluto
casi desentrañable, como si fuera azul
o gris, o sable…
Nos amamos los dos en horas distantes
Cuando un satélite frenaba oxymoron del aire
y de esa forma inexplicable
se unían los deseos como un cable.
Yo tenía miedo atroz
y él para nada, o lo disimulaba,
porque era osado como un loco
y como un desenfrenado me enlazaba.
De alguna forma se concretaba en dos
la historia interminable de la mujer que anhela
y el dios que sabe.
Por eso nos salvábamos los dos
cuando dormían las estrellas
o se hacían las discretas,
indiferentes a la común acción
de los simples mortales.
Y un río de vía láctea se asomaba
a iluminar dos cuerpos que en el aire
parecían de cisnes o de ánades.
Una historia común, tan manoseada
era en el aquel instante tan sublime
porque nunca jamás esto sucedió
y sin embargo juro que conservo
aún mordidas en mi carne.
©Leibi Ng

jueves, 21 de septiembre de 2017

Sedientos los pétalos




Sedientos los pétalos
saben lo que anhelan:
giros, tientos, vueltas,
cruz y hasta cadencias.

En lila te buscan
con reposo o viento
los ojos del aire
te expían discretos.

No tuerzas el caliz
que en cabriola y liana
asciende a tu cuerpo.

Luz que siembra el beso
y el seno quebranta
con filo de acero.

©Leibi Ng

sábado, 16 de septiembre de 2017

Autopsia

Femme Avec Des Fleurs” or “Spring”, 1912

¿Qué haré si no te encuentro?
¿De qué color la resurrección me teñirá de nuevo?
¿En cuál lugar extravío el Norte de tus besos?
¿A qué Estrella Polar dirigiré mi credo?
¿Dónde estaré de nuevo si no siento tu piel un mínimo de tiempo?

Ganas, rabia, deshoras se me agolpan sin techo...
Desnuda, hambrienta, muerta por tus diez mil silencios...
Sabiendo que vendrás, torturándome obseso
sin tu voz ni tu acento...
¿Quién reconocerá mi cadáver de intemperie cubierto?

Sin los gusanos tiernos de tus ojos en mis cuencas,
¿qué forense dirá que en fantasma me he vuelto?

©Leibi Ng

jueves, 7 de septiembre de 2017

Postraumático


Viene flashback
y paraliza la voluntad del acto.
Regurgita ese miedo, el escalofrío, el espanto...
Pupilas insomnes en noches que no cesan
sin que valgan somníferos ni té de lechuga o
dormitar debajo del tamarindo imaginario
La soledad de tantos merodeando,
sin nada que ate su atención.
La culpa, la pena, la preocupación constante...
y en medio de la vida se incuba
la otra vida que pasó
de muerte interminable.
Con su tinta roja recordando sangre,
lápices de minas cuadradas afiladas a cuchillas;
las plantas ahogadas en un exceso de agua...
Los recuerdos no mueren
ni en la pira
y menos en el asiento trasero de un taxi...
Flashback: carne viva rociada con sal y vinagre.
©Leibi Ng

martes, 5 de septiembre de 2017

LA PUERTA

"Visita inesperada" Remedio Varos

Parece que estoy hecha de retazos.
Rodeada de revistas, libros, trastos...
Recuerdos y proyectos de recuerdos;
(sí, porque también se compran cosas nuevas
con el fin de robarles sus misterios).
Quien quiere conocerse ha de escarbar
bien profundo en lo hondo de lo umbrío,
negociar por sí mismo los rescates
de mil desavenencias al destino
que no viene siendo más que el otro que te habita.
Te enfermas de quien eres
y está el remedio dentro (igual que la cangrena)
y son monsergas los dichos de los sabios
que no aprendes: Olvídate de ti y serás divino.
Conviértete en dragón para pintarlo
y sólo está su mano sobre la tuya en ese siempre amago
mitad ensoñación, mitad piedra de toque.
No regresas jamás de quien tú eres
a menos que algún dios, predestinado,
te bese directamente en los labios
y diga en voz de trueno:
¡Tienes la puerta abierta!
©Leibi Ng

martes, 29 de agosto de 2017

YO QUISIERA LEERLO



(A Leibi Ng Báez)

“¿Y si escribiendo me descubro ante ti y ante mí misma... y si diciendo logro hallar la voz que siempre me acompaña invisible, nostálgica, sabia?” Leibi Ng

Sé que fabricas versos.
Que escondes los minutos de sal en tu ojo bueno.
Que en tus manos impunes se refugian los pecados de Dios,
los devaneos de algún hada madrina
que equivocó su Norte;
que tocó con su vara gusanos y arcoíris,
que convirtió lagartos en lagartos
mientras las niñas buenas, ajenas de milagros,
perdían su sonrisa entre los lobos.

Sé que construyes sueños.
Que solo falta piel para cubrirlos,
dejarlos caminar por el asfalto.
Que temes que la brisa escancie la mirada en su almanaque.
Que sendas y caminos los lleven más allá de tu agua buena.
Que se despierten lejos,
tan lejos que no sepas si despiertan o sueñan
y tengas que soñarlos nuevamente
protegidos de besos y de lobos.

Sé que fabricas alas.
Que un muro de silencio tan ancho como un beso despinta tu arcoíris,
lo tiñe de aguacero.
Que en un viejo cuaderno se apretujan tu historia, tu humedad y tus miedos;
tus vuelos y tus ganas,
tu voz limpia
y tu cielo.

Sé que ensalmas misterios.
Que tu mágico lápiz dibuja mundos ciertos.
Libros de agua y azúcar con pinturas de tierra,
con un cielo tan verde que es una voz antigua,
y es un reloj travieso,
y es el pan y la espera.
Con un bosque encantado donde cantan orugas
azules primaveras
Y los lobos aúllan
para espantar el miedo que sienten por las niñas,
por su encanto y sus juegos.

Sé que fabricas versos.
Sé que construyes sueños.
Sé que fabricas alas.
Sé que ensalmas misterios.
Que en un viejo cuaderno se apretujan tu historia, humedades y miedos,
tus vuelos y tus ganas,
tu voz limpia
y tu cielo.
Yo quisiera leerlo.

©Luis Carvajal

jueves, 24 de agosto de 2017

Almacenaje

A esos que te aconsejan
soltar todo,
comprender lo nulo del pasado
y la inutilidad del porvenir…
Los dogmas que predican
concentrarse en el minuto aciago
del respiro que llaman ahora…
A esos, les voy a regalar todas mis lágrimas cristalizadas en marfil,
Varios envases de sustancias químicas frenando mis dolores
Los recuerdos del patio en que dos pechos predijeron los filmes de Fellini, un árbol de piñón con la leyenda, el brebaje imposible de un amor adúltero, la rabia del vecindario por la virginidad entregada al soldado yanqui. la compasión por el hijo del yanqui...
El comunismo ateo de doña María, el enfrentamiento con el vecino imperialista... El locrio de paloma. Las piernas encorvadas del hijo de Pino, el canto destemplado del borracho del Conde, las madrugadas al lado del inconsciente, un parque lleno de presagios, una avenida llena de basura, el guardia ebrio de la esquina de la París, los mecánicos del piso de abajo, el café en baño de María, el ruido sordo de una avenida anónima, la biblioteca que nunca llegué a ver abierta, el cine que quebró, el vandalismo contra el mobiliario urbano, un beso robado que se sumó a uno anterior en la mejilla y que me lavé con brillo y Ace, el camino solitario por las Atarazanas, la cara de machete para que los tígueres no se metan contigo, el llanto sincero en el primer viaje en avión que no era de miedo y sí de enamorada, los pasos por calzadas de otros países, siempre sin eco porque yo no me conocía, los ríos que me deslumbraron con su grandeza, las obras de arte que ya no eran las de los libros, la gente buena, la gente mala, miles de sonrisas y miradas, y millones de palabras que aún conservo en tinajas… Puedo mostrar que aún desnuda puedo llevarlo todo a mis espaldas.
©Leibi Ng

domingo, 20 de agosto de 2017

TODO O NADA

Abie-Davis


Sentirás el escalofrío del riesgo.
Algo ancestral está en tus células.
Querrás experimentar.
Caminar descalza al filo de la navaja.
Te envolverás en largas conversaciones
Conocerás la marca de sus pañales.
El grado de tibieza de la leche
que empleaba la madre al darle de mamar.
Curarás mentalmente sus raspaduras
y las lesiones del acoso que sufrió de niño…
Tu vida perderá importancia.
Tu trabajo perderá importancia.
Tu tiempo pasará a depender del suyo.
Tu amor será cada vez más poderoso.
Sufrirás largas esperas…
Pero nada se compara con el momento
en que él te dedica su atención.

Puedes volar como los ángeles.

Llegará el día de la primera vez
cuando tu corazón desbordado
se derramará como el río en el delta.

Puedes volar como los ángeles.

Los labios unidos
Los cuerpos fundidos
Todo y serán UNO.

Puedes volar como los ángeles.

Pero ya no son uno
Un reto, un desencuentro, un mal entendido…
Sentirás de nuevo escalofríos
Y lo ancestral en tus células te oprime
Lágrimas, dolor y soledad te tiran al suelo.

Mas, en medio del dolor sonríes,
porque eres valiente y supiste jugar.
Tomaste el riesgo:
¡Tú siempre ganas a pesar!

©Leibi Ng

viernes, 18 de agosto de 2017

Minúsculo abatido





En la medida en que me alejo
su voz disuelvo en nada.
El sonido ya no creado
hoy se le escapa al aire.
y su esencia no tiene características:
ninguna cualidad de amor y su homicidio.
Ni luz ni visión.
Ni sabiduría, ni salvación...
Las palabras
eran tan plenas, tan diosas,
tan esenciales las vocales…
Ahora no tiene aroma el nombre
ya no resuena su vibrato.
La lucha de contrarios ha cesado
y ya no hay yin ni yang;
ni es soluble en el éter
su hueco sin acción.
Mis dedos juegan como antes jugaban
y mi propia voz ya no se acerca a la que fue.
El eros ya no es llama. 
Extinta la pasión, muerta la flama,
sucumbe ante el soplido sin alas
de la boca de un dios sin nombre.
Es irreal, no vida.
Ni fuerza, ni duración, ni trascendencia.
Ya no tiene poder.
Se extingue como un minúsculo abatido punto de polvo.


Lo que antes fue pavesa, ceniza es.

©Leibi Ng

domingo, 6 de agosto de 2017

DISTRACCIÓN


Ha caído la lluvia,
cadenciosa y perenne
y tu cuerpo desnudo
persiste en mi pasión.
Un relámpago lento
de movimientos breves
sobre sábanas blancas
y almohadas al revés
La cortina sonora 
que acompaña suspiros
es rítmica, afectada,
ñoña y dulce a la vez
porque con la atención
concentrada en su lengua 
son como cuchilladas
los ruidos que intervienen
interrumpiendo el hecho 
del somero placer.
No me distraigas lluvia 
que no quiero escucharte.
Déjame con mi amante
fundirme en la avidez
de reiniciar el mundo 
ahora, y luego otra vez.
© Leibi Ng

miércoles, 26 de julio de 2017

Monte Taijeto


Él descubrió la llave
del alma femenina:
Vulnerable cual niño
confesó sus dolencias
Debilidades, taras,
cicatrices, cortadas,
mutilaciones ciertas
y por tanto variadas.

Ante ingenua franqueza
la mujer se amilana
saca amazona interna
y asume la batalla:
"Yo te defiendo, hijo".
"Yo te cuido, mi alma,
que para eso me han dotado
dos órganos que ovulan
y un útero engarzado con divina
misión: A la vida dar vida
y a  la muerte prisión".

Y poquito a poquito
el mendaz se hace fuerte:
Fuerte en hábitos fijos,
fuerte en líos y tramas
chupador de pezones
ya nocturno, ya diurno...
Hasta que bien seguro
va sacando sus armas;
vengativo, asertivo
cercenador de palmas.

Y un día el alma grande
de la madre que espera
se eleva en su estatura
y saca fuera el karma
lanzando al hijo ajeno
al Taijeto que aguarda.

Con la única tragedia
de que instinto materno
en otra hembra renazca
y el infeliz arraigue
y nazca nuevo lactante.

©Leibi Ng

Insalvable


Todo su amor era roto,
resquebrajado, incompleto.
Nació pichada vasija
eso sí, muy bien florida.
El primer día de la creación
Ya se le salía el agua,
aunque probaron con música,
sueños, anhelos, las ansias…
Otro fondo no tenía.
Otro fondo no acataba.
Sólo incontinencia fue
a lo vacío destinada.
Incansable se movía bajo caños
ya fueran de fuego o lava…
Hasta de lodo o de limo
quiso un día rellenarse
Pero fisura insalvable
no se tapa cual balón.
No permitía que nada
se asentara en su pudor.
Así maldijo al mismísimo
Señor Dios que lo creó
Se llenó de imprecaciones
para el principio creador
Y todos eran culpables
desde su hueca visión.
Todo menos el hoyito

de su pobrecito espíritu.
Yo pretendí sembrar flores
cultivarlas con amor,
pero la vasija solo
se llenaba de dolor.

©Leibi Ng

jueves, 13 de julio de 2017

Microrrelato


Flora Borsi

Yo no miré tu cuerpo ni tus manos
no reparé en tu cuello...
Sí en el ojo cuyo párpado abrí para entrar en tu abismo.

©Leibi Ng

sábado, 1 de julio de 2017

SIEMPRE EXTRAÑA


A J. que ama demasiado

Olvídame en el Metro como a un libro.
No permitas que nadie me devuelva.
¿En qué lugar? Donde el vagón se rompe,
lejos de tus dos ojos que han mentido.

Alejada de Dios, que sin ser tuya
pisoteada por mil, como un repudio,
la tristeza redonda en arandela
querrá romperse como una quimera.

Y es por permanecer así humillada
por lo que el trajinar convierte en alas
el destino final de desterrada...
Rosa mustia de espinas despojada.

Pero se queda en mi tanta palabra:
demencia de perderme, extraña siempre.

©Leibi Ng

domingo, 25 de junio de 2017

DESTELLO 2


Un día, en el futuro,
a ti que tanto amaron,
descubrirás de pronto
que en realidad fui yo
la que te puso el alma
donde ponía la voz,
y tu arrugada cara
regalará un destello
de luz a mi fantasma.

Ni siquiera sabrás 
recuperar mi nombre
y yo seguiré libre
en mi tumba de arroz.

©Leibi Ng

jueves, 22 de junio de 2017

PUERTO DE CORAZÓN


Los peces del Ozama
parece que nos besan adelantando labios.
De un calor que desnuda y una verdad que espanta
portadores.

Del fondo del Ozama, deshechos de las lianas
gomas, plásticos, goznes, llantas, lágrimas
tantas...

De siete ríos sin puentes
del horizonte ajeno y así tan deseado
Santo Domingo vibra como la piel del chivo
tensa, sonora, ágil, sensual y tan campante,
como flama de fósforo
como de encendedor...

Esta ciudad palpita
viva, como estoy yo.

Desde el fondo del río
va surgiendo la voz
mil veces acallada
mil veces en canción.

Santo Domingo vive
puerto de corazón.

©Leibi Ng
#30DíasdePoesía #RetoPoético #ContrabandoPoético

miércoles, 21 de junio de 2017

PATRIA LIMPIA



Ni los mangos que caen de las matas
ramilletes dorados y verdes
de dulce presentido,
ni las hojas de espadas que se cruzan
en duelos consumados de latidos
ni las copas de los árboles rebeldes
ni la proximidad de los pájaros
ni los troncos anudados en mi supervivencia…
Nada de lo que poseo hoy es suficiente
porque los toldos no impiden la herida del sol
ni el asfalto roñoso ablanda mis pisadas
ni las carrocerías arruinadas de un maltrato sin dolientes
pueden devolverme un corazón entero, puro, ilusionado…
como aquél que en la escuela soñaba con una patria limpia.
©Leibi Ng
#30DíasdePoesía #RetoPoético #ContrabandoPoético

sábado, 17 de junio de 2017

AUTODESTRUCCIÓN


Cuando sufro
no hay metáforas
cada palabra hiere
y debo elegir
por su acerado filo
la que menos escinda la carne..
La soledad frente al acero
me hace vulnerable
de solo verlo.
Sus palabras no elegidas
van directo a remover heridas
o a lacerar donde la piel aun no ha sangrado.
La inconsciencia se torna asì maldad.
El ego centrado en sus deseos
desconsidera al otro,
ciego, sordo, desgraciadamente no mudo
y reitera su obsesión y deseo
por lo que lo desprecia
a sabiendas
de que insiste
en su autodestrucción.
Querer ser despreciado
reafirmando la antigüedad:
¿Ves? Soy tu profesía.
Soy lo que dijiste que sería.
Soy la rabia y el dolor del desamor
¡Mamá!

©Leibi Ng

viernes, 2 de junio de 2017

BESOS ROBADOS


Uno a uno sus besos se me fueron perdiendo
Empezó con los labios de la mujer de riesgo..
Ella lo provocaba con sus ojos aviesos
y él, él era frágil, débil, lasca de caramelo.
Otros fueron robados a damas transeúntes
y alguno fue volado cual mariposa ebria.
Uno a uno sus besos se me fueron perdiendo
ante la rubia clara de caderas de hierro.
La de melena lacia se fue con dos de ellos.
Otra de edad madura fue echada en un madero.
Uno a uno sus besos se me fueron perdiendo
y ante su tumba lloro los besos que recuerdo.
©Leibi Ng

jueves, 1 de junio de 2017

LAGRIMAS DE AIRE



Lloro aire
Se congela el llanto en mis pulmones
llenos de vidrios molidos de este vitral hecho añicos.
Por la fuerza de mis ojos irritados
parpadeo aclarando la mirada
de paralizado rictus.
Hay un bloqueo en medio de mi pecho, 
una parálisis de vida en mi garganta.
La piel se espina adentro
como agujas de cactus o alambre de trincheras
que se enrosca en mi alma.
Siempre yo, vulnerable
que no interpreta las señales del viento.
La que frena justo cuando empieza el alud
de sangre y lodo que rueda hacia el abismo.
Soy siempre yo la amante del desierto
envuelta en ocre luz y devorada por leones
en la arena más ámbar que el propio sol de las montañas.
Soy siempre yo la que no puede llorar porque hay un dique
que contiene el agua que debe lavar mis dolores inmensos 
porque nunca te tuve
porque nunca alcancé tu simple aliento 
y nunca pude devolverte el beso​.
©Leibi Ng

jueves, 4 de mayo de 2017

UN DÍA A LA VEZ


Fotografía de Juan Rulfo

Mi nombre es Ella y soy adicta.
En día de misterios,
de "no". De "todavía",
de "mañana, tal vez",
de "quizás nunca"...

Sólo por hoy: aguantaré el veneno.
Sólo por hoy: no consumo tu esencia.

Por veinticuatro horas
todo ausencia y vacío.
No se dice tu nombre
ni se piensa
ni abro la luz de tus ojos
ni doy paso a tu voz
para beberte...
Ni un segundo posible
de tu esperma.
Ni siquiera tus letras.
Puedo fumar,
o inhalar el abrazo
de opio y humo.

La cópula final
no entra al segundo.
Paso a paso.
Ninguna interjección
ni polvo blanco.
Ni un teléfono cerca,
cero Internet o wi-fi
mensaje cifrado o señales de humo
con camello o con mula.

Permanece el escrito
de la férvida frase
de suspedido aliento
y mensaje mordaz.

¡Oh, no más detritos!
Que el mal engendra mal
y el arrabal hasta la cloaca
arrastra la bondad.

Mi nombre es Ella y soy adicta.
Sólo por hoy pongo punto final.

©Leibi Ng
4/4/ 2017

A Iris Pérez Romero y su "Anatomía del Ser"


A los sueños se llega
usando las neuronas
como si fuesen dedos.
El tacto de los días
deja impreso el recuerdo
de otras pieles llorosas.
Las huellas digitales van cercando
el origen de todas las pasiones
y hay entre las miradas
un puente a lo infinito
de donde todo viene.
Es el IRIS que irradia
su influencia sanadora.
Ella mira y extiende.
Ella mira y conforta.
Ella mira y su piel se vuelve magia y gloria.
Desde el barro conforma el aura de las cosas.
De los colores todos, grito, canto y susurro...
De artefactos y troncos: formas, duelos, congojas...
Deja que se refunde con su empatía de siglos
con sus manos, sus ojos, y anatomía del ser
en la caverna oscura de todos los pacientes
y se ilumine adentro y crecer y crecer.
©Leibi Ng
sdq 4/4/17

sábado, 22 de abril de 2017

Alma gemela


¿Si yo no soy para mí, quién es para mí? 
¿Y si yo soy (solamente) para mí, qué soy yo? 
¿Y si no es ahora, cuándo? ". (Mishná 14,Cap 1 pirkei Avot)


Me sorprendo pensándote.
Te advierto en el misterio
de la tenaz idea que no apreso.
Isla de Pascua de enterradas cabezas.

Igual me estás soñando desde un punto lejano.

Te veo manejando por vías desiertas
“glisando” el volante como si fuesen teclas.

Yo sé que un día
mi cuerpo atravesará el vacío.
Tendré sólo sentidos para vivirte.

Ahora que estás dormido en tu set de universo,
despierto en dimensiones paralelas
un aroma perpetuo/inapresable
remedo de lo posible/eterno.

Te diriges a mí, Destino.
Porque dos que se aman
¡Oh, desencuentro!
Son psiquis y son animus,
son ego e inconsciente.

Existe para mí
que sola aquí te invento
Si no, mejor morir.
Y ser como la piel de la serpiente
abandonada en páramo
deshabitado y ocre
de almas penitentes.

¿Quién será para mí
si para mi soy...¡Sola!
Sin amor, mejor no ser, no estar, no Talmud.

©Leibi Ng



martes, 18 de abril de 2017

POBRECITA


Buscabas una dama convencional y cínica,
Capaz de descollar en las frívolas fiestas.
Envanecida y bella vistiendo seda y lino.
Una mujer florero que adornara tu mesa.

Querías que ella sacara provecho de su verbo,
que sumara prestigio a tu perfil maltrecho,
y regaste entre todos que habías hallado,
veta, en la mina preciosa de la mujer prehecha.

Pero ella se arropaba en saya franciscana,
dormía con los mendigos, tomaba agua de lluvia,
hablaba con las flores y le cantaba al Alba.

Despreció tus lustrosos cartoncitos de plástico
dijo lo que era cierto, no lo que convenía,
y desnuda de sedas se quedó a pleno día.

Hay mujeres extrañas que desprecian la alforja
y a mucha, mucha honra, jamás son asociadas
al mercado que arroja tersas pieles al barro.

© Leibi Ng

martes, 28 de marzo de 2017

Rigor mortis


Sabe de ausencia,
de extremo cansancio;
se le va la mente por diversos lados
y viene la imagen del cruel colador.

El cuerpo resiste al avance insidioso.
Distante, indolente, de no ser por la lengua,
todo en él se hace rígido, agarrotado, tieso,
imitando el filo de los acantilados
vueltos dientes afilados
de tanto viento y sal, de tanto olvido...

Yo descubrí en el frío
que la muerte no es más
que la maldición de Dios
sobre los cuerpos
de repetir al infinito la historia
de la mujer de Loth:
No de sal sino de piedras
y huesos en ausencia de sangre.

El rigor mortis te deja hecho estatua:
No regresas al polvo sino a la piedra.

La vida es lo que alcanzas
al contemplar el ir y venir de las olas
o el inestable baile de las llamas.

Si el hálito fuese visible,
el vaho de la vida se adentrara
movilizando huesos carne adentro.

Lo he visto en la mirada de los locos
que dejan las pupilas dislocadas
en las cuencas impávidas del dueño ausente.

Está el cuerpo piedra
en dominio de una matrix cuerda por inercia,
incapaz del paro,
caballo desbocado, sin riendas ni jinete.

Es por eso que la verborrea atropella sin semáforos
y chocan las ideas dando grandes saltos
donde la coherencia dejó de sincronizar datos.

Sólo eso explica que las emociones no sigan los pasos
poniendo en sonrisas seriedad macabra,
o comedia viva en mejillas de mármol.

Y digo mármol como quien llama lápida
a la piel del muerto que sigue viviendo
arrastrando días, horas, calendario,
bebiendo y comiendo, creyendo respira...

Sus orgasmos se vuelven promesas
como beso ausente de libidinoso
que por más que intenta ni puede ni alcanza.

Así la alegría se va de la gente
o la gente resta ya sin alegrías,
el caso es que zombies caminan la vía
los muertos vivientes que andan por la vida
sin saber que rígidos sus músculos atiesan
las venas y arterias donde un día fluían
la sangre, la linfa, la pasión, la vida.

©Leibi Ng

domingo, 5 de marzo de 2017

​COITO DE LAS AGENDAS


En todas las agendas
hay ciudades desiertas.
Seres nominales
de rostros alertas
habitan en casillas
de horizontales rayas
de colores sobrios
o grises murallas
Los barrios son de días,
de meses o de años
y a veces me parece
que a huelgas nos convocan.

En todas las agendas
hay un desconocido
perdido en la memoria
capaz de algún delito
amenazante, extraño...

A veces se han borrado
los nombres de las calles
y habitan por costumbre
los fieles inquilinos.

Es posible que al cierre
de los grandes portales
en todas las agendas,
se enciendan los hogares
con luces, con aromas
de cenas y de postres...
y es seguro que un nombre
-sobre otro montado-
practique el misionero
letra a letra abocados.​

©Leibi Ng

miércoles, 22 de febrero de 2017

Vampiros



En el atardecer
cuando su aguijón clavan
del oscuro rincón o espiral larga
asiste la vorágine asesina
bocanada feroz
de muerte o vida.

Vampiros sin Señor
siempre sin almas
escuchan el fervor
de los avernos
surgiendo dos a dos
tal vez en triada
tinieblas en la gruta
desvelada.

¿Qué más les puedo dar?
Mi piel hoyada
los glóbulos bermejos y calientes
la mísera ración más sedentaria
de quien trata de usar su fiel cabeza
y no el resto del armazón destelengado

¡Ay, de mí que no encuentro estaca o bala argenta
y sólo puedo imaginar un corazón atravesado!.

©Leibi Ng

sábado, 18 de febrero de 2017

OVACIÓN


Te llamé hermana
y apreté tus manos largas.
Sentí la admiración por tu cultura,
trayectoria de besos, partituras...
Te sentí alta
en el trono invisible
del poder que sólo dan los años,
don de gente
capaz de aglutinar en lo incorpóreo
la belleza del arte en libertad.
Te llamé hermana
y vi unos ojos tristes y cansados
y allí en segundo plano,
la belleza pasada
aún deslumbrante.
Miles de halagos fieles
y tu cordialidad.
Cientos de seguidores
para tu ingenio vivo.
Y un garbo así intuido
donde lo cuántico
traduce encuentros nuevos
apenas registrados.
Te llamé hermana y supe
de la pasión del Arte
y del deseo humano
que siempre es su motor.
Te vi con ojos de alma
y creciente estupor.
Diamante y sus destellos,
el sol y su fulgor...
La vida es escenario
actores a granel,
a veces se nos llama
para ser solistas
y entonces se ilumina
todo el ser en un instante
de rápido esplendor.
Luego, cuando el telón cae,
regresamos al suelo
retumbando aún el eco
del clamor, los aplausos,
los vítores y bravos
del público exaltado..
Y con gesto profundo
de humilde reverencia
aquí queda el respeto
y el agradecimiento,
la fe de haber vivido
un instante de estrellas.

©Leibi Ng

lunes, 16 de enero de 2017

Disimulas



Si cuando sé que estás triste, disimulas
como quien hace esfuerzos por gustar
¿a quién tus cantos emites?
Impresionas a más de una
misterio por descifrar.

Nuestra habitación brilla
cuando cada uno se pierde en la mirada del otro,
luces encadenadas hasta el cielo.

Nada volverá a aquellos días
en que hasta el agua tenía sabor.

Me conquistabas cada día
Amor que te soñé desde la infancia
cariño dulce y maravilloso
¿dónde estás hoy?

Encadenados desde el nacimiento
hasta el final de nuestros días
Te amo, lo sabes. Te necesito
Llena el vacío que has dejado.

Y a pesar de adivinar todas tus tretas,
me mantienes atada a tu misterio.
Tú y tus trucos de birlibirloque…
Te dejo que te pierdas en mi horizonte
buscando otras amantes.
Los amores eternos necesitan
desfogar sus pasiones
en más de un tiempo y lugar.

Y yo no sé desde cuándo
estoy mirando tu arte de niño
aunque los años lleguen sin pausa.
Amor mío, dulce y maravilloso niño
ven a mi pecho a jugar.

Desde el principio de los tiempos me juraste
un amor permanente y sin dobleces
en los jardines de Babilonia,
tú Púrusa, yo Prakriti
hasta la era espacial encontrándonos y dejándonos
y no soy capaz de adivinar la última trampa
ni podemos hallar la paz de la pequeña muerte.

De más está decir que estoy llorando
y la tarde parece hacerme coro.
De nada vale protegerme del viento
porque la suerte es veleidosa
y de algún modo toco algo eléctrico
con los pies en el agua.
¿Todos los amantes viven así en peligro?
En alguna edad, ha de acabar este martirio.

Amor, dulce y maravilloso
desde mi nacimiento hasta mi muerte
Te quiero, te amo y tú lo sabes.

©Leibi Ng (esto es proyecto de canción)