martes, 1 de noviembre de 2016

Porque te espero...


Porque te espero, espero
hurgando en las portadas
de tus novias pasadas
las vivas huellas de emociones
que proclamas enterradas.
Porque te espero, espero
el sonido de campanas
del mensaje entrante
que sepulta a los de atrás
bajo su peso de palabras y bytes.
Porque te espero, espero
que el frío se aposente en las aristas
de esquinas angustiadas, silentes, redondeadas
por el peso de tanto sentimiento aglutinado en sus arenas.
Porque te espero, espero…
y en tu espera ignoro el paso de los transeúntes,
las miradas furtivas y curiosas, el tráfico incesante…
la locura abrigada y la demencia desnuda.
Porque te espero, espero
que tu rostro ilumine la avenida
en que te mueves a mi encuentro.
Porque te espero, espero
que nadie se dé cuenta
de que existes en mi
realidad inventada
y yo sólo hago tiempo
para no sentirme desnuda
en esta ciudad poblada de soledad.
©Leibi Ng

No hay comentarios: