martes, 21 de junio de 2016

IMPROVISACIÓN III


Con Luni y Cori iban a la cama.
Yo leía un cuento para las dos.
Sus cuatro ojazos me contemplaban
mientras cambiaba mi frágil voz.
Al otro día, mi libro estaba
donde jamás lo pensaba yo:
Yin Lai esperaba que lo soltara
y lo tomaba para "leerlo" a sus peluches, a las hormigas, al televisor...
Así mostraba que no bastaban los cuentos sosos que yo contaba.
Quería mi libro sin dibujitos, para crecer tanto como yo.

© Leibi Ng

No hay comentarios: