domingo, 19 de junio de 2016

Abandono


Como un madero viejo, cruje.
Con la tristeza ardua de la ilusión menguada.
Como un reloj de arena sepultado en mentiras
una lira sin cuerdas o abandonado piano.
No hay música más triste, desoladora y mustia.
Cruje atado al desánimo, a la inacción abierta...
Desconociendo risas, ilusiones pasadas
cristales destrozados
pared que se hizo astillas
tabla hueca arrancada y luego pisoteada…
Nada puede salvarlo del nefasto presagio.
Es tan viejo y cansado como mansión al tiempo.
Un péndulo aquietado, un respiro encubierto,
zozobra intermitente de un entierro inminente
de la ilusión, los sueños, la vida, el entusiasmo.
Mi viejo corazón cruje como mis dientes
esperando el momento de su final latido.

©Leibi Ng





No hay comentarios: