martes, 31 de mayo de 2016

Sí, no


Desde esta ínsula ardiente
donde la llovizna asedia,
crece el bambú silente.

Arremete hacia arriba siempre
verde y filosa, vegetal espada
que nunca ha prometido
lo que no puede cumplir.

Cercenaron sus esbeltos ahuecados cuerpos
pero bastaron las lluvias de mayo
para que a lo ancho decidiera crecer...

Maravilla que a los ojos se expande
protege con su follaje el rincón
donde los escarabajos hacen el amor.

Sólo yo me atormento en la dialéctica del ser
afirmarme y negarme continuamente
como si no supiera que arriba me esperan.

©Leibi Ng

viernes, 27 de mayo de 2016

Llanto

Foto: Gianlucca Ruggiero

"Su mano
era pequeña y cálida
como un ALMA oculta".
Tooru Okado. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo.
de Murakami


Tú, negado a los halagos y escrutinios
de un mundo harto falaz
mantienes un espejo
que refleja la verdad por mitad
De lo malo, la suma en lo monstruoso;
de lo bueno, humedad
que deja los papeles ilegibles,
expande con la tinta las fronteras
del mapa emocional.

Tu vida está sin vida
y tu dolor henchido
tu mundo saturado
de un color desvahido
tu cuerpo doblegado...
Transitas un via crucis
fuera de temporada.
Vas por las estaciones
flagelándote el alma.
Tu herencia, sus palabras,
sus voces y sus caras
multiplicas en ti, en tus hijos, tu casa...
Es como un viejo libro
donde recobran vuelo
agonías de la infancia
incluyendo el dolor.

Sin ayuda o consuelo
la muralla se eleva
a fuerza de tu llanto
igual que cuando niño
te dejaron envuelto
en elevado muro de cuidado y amor
y aún no resignado te niegas al adiós.

©Leibi Ng

lunes, 23 de mayo de 2016

Dos mundos


Estaba ese árbol cuyas ramas semejaban dedos de una enorme palma
sediento de agua por esa ley de los independientes
que buscan sí o sí no ser de nada o nadie.
Era tan alto en medio del follaje de una estación de trenes
donde ambientaban trópico artificial y forzado.
Pero la gente es así tan caprichosa, siempre buscando arena
donde haya tierra fértil y esta misma donde haya lavas y desiertos.
El caso es que tú no me veías y yo sólo te presentía.
El caso es que posaste la mano en aquel tronco justo sobre la mía.
No sé lo que sentiste pero yo vi la vida: la sabia de aquel árbol,
la vibración exacta de otro cuerpo en el éter...
Y desde entonces busco ir a la misma hora a tocar troncos
aspirando en el aire el varonil perfume, Cartier puro,
como si se pudieran atrapar los sueños al mundo de los vivos
y hacer el amor con un fantasma devolviera a la vida.

©  Leibi Ng

Poema basado en la película con título en español: "Completamente sola en el mundo", que plantea la posibilidad de estar en coma en un hospital y a la vez "vivir" en otro mundo o dimensión en soledad.


De febrero a mayo



No digo de estaciones que transcurren.
Hablo del implacable avance de las horas.
De no poder fijar los ojos en la primavera
y saber que el invierno golpea con crudeza.
De las muescas del tiempo sobre nuestros huesos.

Tal vez fue el otoño que nos dejó desnudos
mirándonos las ramas enlazadas.
Las cuatro estaciones,
los cuatro elementos,
los cuatro puntos cardinales,
en estos cuatro meses multiplicados
que nos encuentran sumando en lugar de días, años
presos del conocimiento y las desilusiones...

y sin embargo el calor de tu mano sigue sobre la mía
en este tránsito del reencuentro intenso
como amantes que danzan en verano.

©Leibi Ng

sábado, 7 de mayo de 2016

DULCE Y SOSEGADO*


Cansados de descargas incendiarias
Al margen de explosiones figuradas
Comenzamos a explorarnos como mundos
Curiosos, halagados, amables, motivados…
Tú mirabas mi muro y yo en el tuyo
Fotos, frases, canciones, los estados…
Una línea de tiempo entre estaciones de soledad y silencio
No dar nada por hecho, ese es mi lema
Investigarlo todo, así dudarlo...
Conocidos los nombres, geografía del quebranto
Eva y Adan buscando algún manzano
Y volver al Edén después de tanto.
Pero la historia tiene sus proezas
Está llena de gente de otros tiempos
Un lastre, un ataúd, un cuerpo en tierra
Y de nuevo el suplicio y la conciencia.
¿A quién vas a culpar en esta Era
En que nadie es real y todos mienten?
Recoge tus raíces y luego acampa
En la pampa insondable que es la muerte.

© Leibi Ng

*Murakami

viernes, 6 de mayo de 2016

SIN TI

El naufragio de Cuttica es una de las grandes obras del maestro argentino.
Foto: Archivo / MNBA
Amor, en este mar violento en que navego
cuando la barca se ve tan indefensa,
es tu fuerza interior la que me guía
en tu firme timón yo me sostengo.

Olas de falsedad, dolo y mentira
a oscuras marejadas me aniquilan,
sólo tu amor ¡fuerza del alma mía!
mantiene a flote mi esperanza y vida
pues no hay engaño en mirada tan limpia.

Mi pensamiento, lleno de tu aliento,
va internamente a paso con el tuyo:
me hace reír si es pleno de alegría
lloro también, si es de melancolía.

¡Ay! ¿Qué sería de mí sin tu paciencia
en un mundo colmado de peligros?
Eres mi anhelo, mi más alto cielo.
Sin ti me hundo en este mar-infierno.

© Leibi Ng