miércoles, 13 de mayo de 2015

Apariencia



Ella piensa que yo fui más amada
porque tengo el poder de exorcizar palabras.

Que mi sonrisa es más.
Que mi cuerpo gozó reales caricias.
Que mi pasión colmó raseros de delicias…

¡Qué equivocada está!
No sabe de mis lágrimas furtivas
Ni de la amarga miel de esas sonrisas...
que supe estoicamente soportar la racha
de aquel feroz ciclón, salvaje, pertinaz,
en la apariencia oculto y tras sonrisa.

Hoy me da por pensar en las palmeras
de esta tierra tan pródiga y fiestera
que por la trama audaz de sus raíces
soporta desafiante, estoica y firme
el más fiero huracán, violento y triste.

©LEIBI NG