jueves, 17 de julio de 2014

Ignorante



Tu mundo nace con la muerte.
Se quedó musgo seco o renaciente.
Todo lo sé de ti para enterarme
de que tu media vida no fue mía.

Ignorante hacedora de los sueños
brutal el choque del conocimiento;
imperceptible grito de secretos
develando increíbles
desconciertos.

Ahora veo en los ojos de tu amante
la llama que una vez brilló
en el iris de tu mirada audaz,
cómplice mía.

Mi sentir, mi pensar, mi fe dormida
ferozmente borrados
con la dedicatoria
en el revés tangible.

De golpe nuestro hogar se llenó de cuestiones
irresolutas todas por absurdas
y mi ciencia no pudo dar razones
de tu sonrisa oculta a mis temores.

Te odié por no saber a qué aferrarme
pues ya no estabas para interrogarte
y supe que tu casa no era mía
y supe que tu amor era otro hombre.

LEIBI NG


miércoles, 16 de julio de 2014

Cóncava





A cuesta con su verbo
se escapa la duda
entre penumbras
casi zebra
intercala miradas
oscilantes, mecánicas.

Y es esta fijación
por aferrarme a una prisión de sombras
en vez de pasar página
y comenzar de nuevo
borrón y sin borrón
vanos recuerdos.

Pero el amor se atrincheró
en lo oscuro, al abrigo del viento;
no se deja mover
aunque parezca
a punto de ganar
la vía, el tiempo...

Entonces, resplandor
esa nostalgia
que a veces hace mal
-otras no tanto-
por no querer decir
que fue perdido
el tiempo en que cóncava
completaba tu cuota de pasión,
piel insurrecta,
aún aterciopelada
en los recuerdos
como el primer amor,
o el primer beso.

LEIBI NG

viernes, 4 de julio de 2014

Arrebol

     Hoy me arrebola el sol de las cinco,
     con su presencia efímera, marcada.
     Me invade la energía luminosa
     como una evocación frente a la playa.
     Así son las cosas que entusiasman,
     tan frágiles, tan cortas, tan fugaces...
     que sin embargo permanecen presas
     en celdas de barrotes hechos de sangre.

     © Leibi NG



miércoles, 2 de julio de 2014

Infancia



                               Jugar en el cuarto de los muertos,
                               probar la sal del bautismo en la iglesia del cerro,
                               recibir de visita a los ángeles...
                               soñar a pata suelta,
                               jugar con la boca llena
                               confiar en la mañana
                               de no tener mañana.
                                                            Leibi NG