miércoles, 21 de mayo de 2014

Iceberg

Andreea Anghel CIGARO

Sumergida
en el mar de mis latidos
soy resaca de un oleaje
con venido
ya sombreado / iluminado
por un vaivén de bahía
como un faro.

Casi alerta
recito la oración de la osadía
con estribillo de seda
y retintín de agudeza
como reza.

Medio cuerpo del lado de la inconciencia
y otro en cero.

Un concierto por empezar
es la noche, como un beso
del más leve roce cierto.

Como floto
soy el iceberg de un gran triunfo
sumergida
en el mar de mis latidos
todavía.

©LEIBI NG

jueves, 8 de mayo de 2014

Rombos y estrellas



Traspasan las miradas la materia
trasladan cuerpo y alma
hacia otro espacio
invitan a la búsqueda del otro
curiosidad concreta en línea recta.

Privado, pero no;
cerrado-abierto.
Inseguro perfecto.
Cielo al tiento.
Lo lúdico,
lo móvil,
lo inestable,
lo cierto,
lo posible,
lo palpable

en varias dimensiones explicable
de una simple pared, lo vulnerable.


©LEIBI NG

martes, 6 de mayo de 2014

Cuando la aurora

Ojos de poeta
No quiero leer
a ningún poeta
porque su voz
se queda en mí
quebrando mi pensar
que ya se agrieta
como la tierra árida que fui
que anhela la humedad
de otras palabras,
otras ideas, otras vidas...
Si yo sé que en mí viven
dos mil voces en la línea del tiempo
y ellas claman vivir o revivir
en este tiempo.
Aprendizaje audaz
...y la memoria
la sensación vivaz
...y la memoria
el encuentro total
...y la memoria...
en un caudal,
que a veces espejismo
desemboca en el mar de mi presente.
Y todo lo que leo lo incorporo
y todo lo que sé
es la voz de otros
convirtiéndome a mí
en banda sonora
del film inacabable
de quien mira
observadora y más...
más ojos que poema
y más palabra adentro
y se sabe asociada a la raza que convierte
las ideas en versos intangibles
que sin embargo puedo
aparecer el sol
cuando la aurora.

©LEIBI NG