viernes, 10 de enero de 2014

Sin vivir



Me muero de dolor
me anega el llanto
Me expulsan del infierno
pero al Cielo aún no llego.

Este vivir muriendo
me deja sin talante
de un Reino que de hoy
está distante.

Encadenada al ser
huesos y carne,
la cabeza muy bien,
el cuerpo aparte.

Vivir y respirar con asistencia,
andar o caminar con dos muletas,
escribir con la prótesis del miedo
compromiso sin voz de una obsoleta.

Pasa un día tras otro y yo cambiante
en la vegetal suerte que me trae
un verdadero océano delante
brilla como cristal o hasta diamante
y yo en el sin vivir sigo campante.

©Leibi NG

No hay comentarios: