viernes, 19 de diciembre de 2014

Tinto aromado


A ti, brebaje amante
que aceleras el pulso
desde la boca seca.

Sutil río de cálido color
y alegre brío a garganta
penetras.

Aromado y sensual
usas mi sangre
jinete pertinaz
caudal brillante.

Encendido el rubor
de mis mejillas
matizas mi mirada
de contrastes.

Eres vivo caudal
del desvarío.
Detonante vital
de osados actos.

Capaz de hacer hablar
a los más tímidos.
Motivo de valor
para el apático.

En ti mi ensoñación
llega a su clímax.
Pautas serenidad
convocas risas.

Una copa, no más:
Conjuga pulso,
sonrisa, piel, substancia…
Logras teñir de rojo,
sangre y savia.

Líquido fiel acuerdas
el momento fugaz
de un brindis de valor,
compás y entrega.

Desde la eternidad
Baco sonríe.
Asiste a los frugales
en su cuitas
y perdona sagaz a los osados
que el codo empinan.

Cual amante aceleras mis latidos
Pones roja mi piel,
Agudizas mi vista…
A ti, bebida audaz,
alzo serena la copa de la vida.

©LEIBI NG
Diciembre 2014 

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Descontrucción




Engañada, lo sé,
la fe perdida
dolida en la más íntima
creación: Yo misma.

Soy fruto del dolor
de verme en vida
por cuervos devorada
en jaula herida.

Encorsetada yo
mis muñecas, mi vida,
soy mi propia creación
alma perdida.

Traicionada otra vez
me reconstruyo y soy
la idea que de mí yace dormida.

En laberinto atroz
de sueños y miserias,
levanto la cabeza
perdida la certeza
de hilvanada razón.

No me dejes caer
en el abismo de la desilusión
o de nuevo seré como alma en pena
que como zombie va
de autoestima deshecha.

©LEIBI NG

martes, 11 de noviembre de 2014

Dolor, placer

Ante las ruinas del hogar
queda el abrazo de las risas idas
el olor a comida en las pupilas
y el transparente aumento
de las lágrimas.
Dolor, placer del tiempo transcurrido
apresada la vida entre rendijas
con la esperanza de restaurar
lo que fue y no será,
lo que aún es dentro mío
mas morirá conmigo.

©LEIBI NG

domingo, 9 de noviembre de 2014

MEDIR, SENTIR, DECIR...

"El genio y la inspiración" por Julio Romero de Torres

Me acerco a las palabras sin saliva,
palpo serifas con ganas de pincharme.

Las yemas de mis dedos van pulsando
ahuecados salientes insinuantes.

Cual rosa de los vientos, siempre estable,
preocupada contemplo inevitable
que la angustia acentúa las vocales:
Me retan verso a verso, inalcanzables.

Preeminencia de esteta en la prisión de abejas,
penitencial enjambre en este tenso sueño.

Oigo el relieve siempre en blanco y negro,
siento el teclado sucumbir pausado…

Se ve que alguna queda sin talante
cuando sentir no va a ninguna parte.

No quiero parecerme al cruel preboste
que somete a los reos siempre al orden,
o a la madame que pauta los compases
bajo una disciplina de contrastes.

Cuadriculada regla que encorseta
la libertad de suspirar gigante
siempre hay espacio en el papel en blanco
y hay una tregua para ir adelante.

©LEIBI NG

lunes, 3 de noviembre de 2014

Casa arropada por la naturaleza



Foto Yin Lai Trinidad Ng. Asturias.


Y aquí encerradas
van mis palabras
viejas conmigo
bautizadas por las lágrimas
del júbilo jubiladas
condecoradas de escarchas...
Con olor a pan quemado en las mañanas
y un chisporroteo de brasas
rememorando los días
de vino, mantel y sábanas
en ausentes voces vivas
en una casa tomada.

©Leibi NG

lunes, 22 de septiembre de 2014

Como la hiedra...


Y así la hoja de la hiedra fue el símbolo de la perennidad y la extensión, el rápido abrazo vivo a la dura y pasiva piedra... voraz evocación del "hielo abrasador"; eterno enfrentamiento entre lo vivo y lo muerto; paradoja del corazón que al cabo del tiempo es simple forma, constancia de que siempre hay uno que ama más que el otro.

©Leibi Ng

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Realismo sucio

"Con los pobres de la Tierra
quiero yo mi suerte echar".
José Martí

¿Y qué es un pobre sino un derrotado?

“Pongamos, es un ejemplo…”
que del total de 48,730 km²
se han sumado uno tras otro
los que aún encontrados no se hallan:
neuróticos, solitarios,
suicidas, desadaptados,
víctimas de sus pasados,
golpeados por sí mismos,
marginados, vagabundos,
alcohólicos, abatidos,
poetas eruditos que nunca
publicarán un verso;
revolucionarios que siempre llegan
tarde a la Historia,
ángeles sin alas,
provocadores y masoquistas,
expulsados del cielo;
chinos alucinados,
propietarios de moteles,
comparsas de prostitutas de dudosa sensualidad y lenguas mordaces,
ancianos sacerdotes embarcados en cruzadas
que los dejan vulnerables con su honestidad.
Caben Alekséi Ivánovich de El jugador,
Rodión Raskólnikov de Crimen y castigo,
Bovary, de Flaubert, con todo y arsénico,
Ana Ozores, mística fracasada,
adúltera condenada, chupada por la ciudad
Vetusta vulgar, inculta, farisea, hipócrita,
idealista torturada que perece progresiva
e inevitablemente regenteando la nada.
Charles Bukowski, quien resucitó a John Fante,
unidos para siempre en el realismo sucio,
eterno cuerpo a cuerpo entre la piel y el acero,
entre los puños y el alcohol,
en una maldita fragilidad que sublimiza la importencia
junto a Bandini, Henri Chinaski y todos
sus congéneres desquiciados,
auténticos despreciados,
odiadores de esta sociedad podrida
que apesta más que ellos en su dolor.
y autodestrucción emula de la pureza
de negarse a pertenecer a esta mierda.

“Pongamos, es un ejemplo…”
que del total de 48,730 km²
hoy cabalga don Quijote sin su lanza,
sin escudo, sin caballo, sin consuelo
porque un ladrón de metales
lo ha desarmado fundiéndolas
en una montaña de aguas esmeraldas
que un día no serán más que lava.

©LEIBI NG

Poema con deudas a PORTAL DE UN MUNDO de Andrés L. Mateo
A Franklin Gutiérrez y su reseña de EL CARNAVAL DE SODOMA de Pedro Antonio Valdez
a Wikipedia, por supuesto y a todo lo que leo en Internet
y a mi pobrecita ingenuidad que un día pensó que otro mundo era posible.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Autoengaño


En ese mismo tono en que el poeta coloquial
hace uso del signo erecto y soberano de su lengua
y dice adiós a lo hermético con despreciable calma,
me place decir que estas palabras
no tienen que gustar ni a Pérez ni a Montás.
Ocurre que el poema, si es poema,
no le debe ni la más remota reverencia
a la sapiencia, contando con que es expresión del alma.
Entonces discurrir queda lejos de altares y capillas.
Cada uno ejerce desde el alba
la triste realidad de su jornada.
Va por el pan, si quiere, o por la salsa,
Recorrerá las calles nauseabundas
de basura y orines bautizadas.
Trabajará sin más, llenando horas
con frases de La Zeta reiteradas
que no tienen que ver con Alfonseca,
con Morrison, Cabral ni Hernández Rueda.
En el anochecer, cercano a cena
por la ventana sacará su pena
del monitor brillante que reclama
la brillantez del genio, la proclama
de original sentir, del alma en flama
porque no sabe aún que esta es la suma
de hacerse un hara-kiri en cada palma
defendiendo el honor de las palabras
que no son sucesión de las pavadas
sino de un hombre vivo siempre, en cuerpo y alma.

©LEIBI NG

martes, 26 de agosto de 2014

Fuerza de la luz



Tenía que conformarme con lo dicho.
Disentir era soltar los perros.
Consciente de que mucho me faltaba
tragué en seco y alerté mis sentidos:
yo solita entré en el laberinto.
Intenté ser la mujer deseada,
calmada  acepté mi destino
de no saber hacer tortilla de papas
y pretender que Arguiñano
a mi lado no alcanzaba estatura de niño.

Limpiar,
limpié mis culpas
en todos los rincones.
Me deshice de aromas
con espíritus de Hartshorn
y en cada intento por
brillarlo todo
luz y lustre solté hasta por los codos.

Aquella vida… Mejor dicho no-vida
bendijo el Metro de Madrid con lágrimas
ante la indiferencia de los feligreses
deshumanizados (eso no hay que contarlo:
los inmigrantes lloran todos los días).

Echando a un lado la mala experiencia
mi alma no olvida las horas
en que la luz entraba a raudales
y sólo el amor mío me bastaba
para sobrevivir y un día contarlo.

© Leibi NG

sábado, 16 de agosto de 2014

Osadía

Barbazul:Natalia Verbeke y Lluis Homar
Yo que en el fondo sigo siendo niña
abrazada a tu templo, rodeada en tus columnas...
Redonda entre tus torres refugiada,
aérea en la materia secundada
de varón protector casi saciada.

Dios de mi templo y fuerza que me asiste,
corregidor de entuertos y descuidos
nutritivo y parcial cuando es domingo…
Después de cada viaje, busco aroma de sopa,
en tren, avión o coche…

Con la mordida de cien mil cangrejos
te recuerdo jinete en tu caballo
como el sueño que fue
dimensionado por los espejos de agua
de tus ojos, la blanda mansedumbre de tu espalda,
la firmeza en la voz y la puerta cerrada
donde guardabas cabezas de esposas secuestradas.

Sigo siendo la niña
la que sobrevivió Dios sabe cómo
al desencuentro atroz.
al malentendido,
las sombras de motivos silenciados.

Sigo ciega infantil
sujetando la llave de tus barbas.

Es mi vestido azul como una nube
entre tu negación
y mi osadía.

©Leibi NG

martes, 5 de agosto de 2014

Cocina versos


Poeta Orlando Muñoz, profesor Taller versificación libre.

Y en este chin de mundo de Las Atarazanas 
decidimos recubrir las palabras
con melcocha,
salpicarlas con pizca de alas para dorarlas
en cósmica fritura de versos aguzados.

Ya nos dijo el Chef Saba
que dos y dos sonetos hacían falta
y no conforme aún,
décimas espinelas nos puso ahí en la paila.

Luego llegó Muñoz, un filólogo gourmet,
de sartén por el mango pronunciose
que de los ingredientes hay algunos que faltan
pues ya muchos cocos se han hecho pasar por locos.

El caso es que el amor, la osadía, el recuerdo de alguna cosa triste,
y hasta alegre, echados siempre al gusto, no faltarán jamás
si el verso es libre;
que aunque parezca caos, la cosa es con medida.

Y así de chiquiticos, como párvulos vamos,
escribiendo y guisando
a ver quién a los años les descuenta
la grata distribución de la cadencia.

©LEIBI NG

Ciudad sumergida


Suspiras añorando 
la tierra prometida.
Lago que en un instante 
devoró tus caricias.
Estertores mojados 
chuparon la delicia
de una vida acoplada,
lejana en cima o climax.

Sumérgete y revisa 
las ruinas veneradas.
Allí están los relieves 
del amor permanente.
Nada puede el presente 
borrar de esa ciudad
que en la línea del tiempo 
reclama eternidad.

©LEIBI NG

jueves, 17 de julio de 2014

Ignorante



Tu mundo nace con la muerte.
Se quedó musgo seco o renaciente.
Todo lo sé de ti para enterarme
de que tu media vida no fue mía.

Ignorante hacedora de los sueños
brutal el choque del conocimiento;
imperceptible grito de secretos
develando increíbles
desconciertos.

Ahora veo en los ojos de tu amante
la llama que una vez brilló
en el iris de tu mirada audaz,
cómplice mía.

Mi sentir, mi pensar, mi fe dormida
ferozmente borrados
con la dedicatoria
en el revés tangible.

De golpe nuestro hogar se llenó de cuestiones
irresolutas todas por absurdas
y mi ciencia no pudo dar razones
de tu sonrisa oculta a mis temores.

Te odié por no saber a qué aferrarme
pues ya no estabas para interrogarte
y supe que tu casa no era mía
y supe que tu amor era otro hombre.

LEIBI NG


miércoles, 16 de julio de 2014

Cóncava





A cuesta con su verbo
se escapa la duda
entre penumbras
casi zebra
intercala miradas
oscilantes, mecánicas.

Y es esta fijación
por aferrarme a una prisión de sombras
en vez de pasar página
y comenzar de nuevo
borrón y sin borrón
vanos recuerdos.

Pero el amor se atrincheró
en lo oscuro, al abrigo del viento;
no se deja mover
aunque parezca
a punto de ganar
la vía, el tiempo...

Entonces, resplandor
esa nostalgia
que a veces hace mal
-otras no tanto-
por no querer decir
que fue perdido
el tiempo en que cóncava
completaba tu cuota de pasión,
piel insurrecta,
aún aterciopelada
en los recuerdos
como el primer amor,
o el primer beso.
©Leibi Ng

viernes, 4 de julio de 2014

Arrebol

     Hoy me arrebola el sol de las cinco,
     con su presencia efímera, marcada.
     Me invade la energía luminosa
     como una evocación frente a la playa.
     Así son las cosas que entusiasman,
     tan frágiles, tan cortas, tan fugaces...
     que sin embargo permanecen presas
     en celdas de barrotes hechos de sangre.

     © Leibi NG



miércoles, 2 de julio de 2014

Infancia



                               Jugar en el cuarto de los muertos,
                               probar la sal del bautismo en la iglesia del cerro,
                               recibir de visita a los ángeles...
                               soñar a pata suelta,
                               jugar con la boca llena
                               confiar en la mañana
                               de no tener mañana.
                                                            Leibi NG

miércoles, 21 de mayo de 2014

Iceberg

Andreea Anghel CIGARO

Sumergida
en el mar de mis latidos
soy resaca de un oleaje
con venido
ya sombreado / iluminado
por un vaivén de bahía
como un faro.

Casi alerta
recito la oración de la osadía
con estribillo de seda
y retintín de agudeza
como reza.

Medio cuerpo del lado de la inconciencia
y otro en cero.

Un concierto por empezar
es la noche, como un beso
del más leve roce cierto.

Como floto
soy el iceberg de un gran triunfo
sumergida
en el mar de mis latidos
todavía.

©LEIBI NG

jueves, 8 de mayo de 2014

Rombos y estrellas



Traspasan las miradas la materia
trasladan cuerpo y alma
hacia otro espacio
invitan a la búsqueda del otro
curiosidad concreta en línea recta.

Privado, pero no;
cerrado-abierto.
Inseguro perfecto.
Cielo al tiento.
Lo lúdico,
lo móvil,
lo inestable,
lo cierto,
lo posible,
lo palpable

en varias dimensiones explicable
de una simple pared, lo vulnerable.


©LEIBI NG

martes, 6 de mayo de 2014

Cuando la aurora

Ojos de poeta
No quiero leer
a ningún poeta
porque su voz
se queda en mí
quebrando mi pensar
que ya se agrieta
como la tierra árida que fui
que anhela la humedad
de otras palabras,
otras ideas, otras vidas...
Si yo sé que en mí viven
dos mil voces en la línea del tiempo
y ellas claman vivir o revivir
en este tiempo.
Aprendizaje audaz
...y la memoria
la sensación vivaz
...y la memoria
el encuentro total
...y la memoria...
en un caudal,
que a veces espejismo
desemboca en el mar de mi presente.
Y todo lo que leo lo incorporo
y todo lo que sé
es la voz de otros
convirtiéndome a mí
en banda sonora
del film inacabable
de quien mira
observadora y más...
más ojos que poema
y más palabra adentro
y se sabe asociada a la raza que convierte
las ideas en versos intangibles
que sin embargo puedo
aparecer el sol
cuando la aurora.

©LEIBI NG

viernes, 18 de abril de 2014

NO TODAVÍA



Un gallo, Portugal, tu voz signada
a difundir amor donde haga falta.
Un piano pequeñito y su banqueta
para aunar la pasión, música abierta.

Una sonrisa bajo dos luceros,
educada y vivaz, franca y soleada
me hablas de amistad grande, abonada
por la unión de ideales, de la Patria.

Desde niña cantando y avispada,
Inteligente y cierta en tus ideas
no una frívola artista, una entusiasta
por las causas sociales apasionada.

Esta es la Sonia, dama de poesía;
luchadora de entrega y solidaria.
No te puedes marchar, no todavía.
Debes una canción dominicana
que diga al Mundo que eres adorada.


©Leibi NG

miércoles, 16 de abril de 2014

Con voz

Andreea Anghel (de Rumanía. 21 años). Mujer con jaula en la cabeza

Decir lo que se siente,
en tal sentido,
podrá llenar de agujas
tu costado
mas no por ello
saldarás la deuda
de la sangre que fluye
de otro lado.
Una mujer mediana
al mediodía
menguada, a media luz
viaja al menguante
devota emancipada
fiel a su decisión,
a su verdad afiliada,
no tiene que callarse.


©LEIBI NG

CON SU VOZ


Nunca el silencio amortizará la deuda
de la sangre vertida
por una mujer devota, emancipada
Ni podrán los caminos mancillados
borrar su sedición, su verdad,
de alfileres de luz en un costado.

Con su voz dirá lo que se siente
Y afiliará su vida a su poema.


©Luis Carvajal.

domingo, 13 de abril de 2014

La mentira


               A César por la legía

Voy a morir de nuevo con tu nombre entre dientes.
Aderezado siempre con pimentón picante.
Tentáculos de sílabas que parto en pedazos.
Trozo a trozo ocupando mi nudo en la garganta.

Niego la pesadilla aunque el grito se ahoga.
Sueño lúcido niego; no soy yo quien invoca.
Es sólo que el reloj de mi tiempo en tu tiempo
se detuvo en los huesos de un pasado esqueleto.

Lo triste es que si vienes e ingenuo me preguntas:
“¿Me llamaste, tal vez?” Te mentiré sonriendo:
“¿Quién?, ¿Yo? ¡Jamás! Tú siempre alucinando”.

Y morderé tu nombre desgarrado de letras
que taimadas se agrupan de otra forma en mi lengua,
esta cárcel de dientes que resucita siempre
tu nombre, ese que muerdo en silencio en mi boca.


©LEIBI NG