viernes, 5 de julio de 2013

MUECA



Él me enseñó a reír cual las alondras:
Sujeta al paladar del mismo Cielo.
Ajena por completo al desconsuelo
de una Tierra plagada de infortunios
No quiso que posase mi mirada
sobre la servidumbre vulgar o cautiverio,
ni sobre la sangre de la presa
devorada por algunas fieras.
Apartó mi mirada, mis sentidos
de la ausencia de amor, de la congoja…
Me quiso frágil, suave como blanco cisne...
me quiso alba y luz cual risa pura.
Pero a pesar de vivir sólo una parte,
el dolor, la prebenda, la mordida,
desdichado sitial de lo confuso,
emergió de su oscura pupila.
Aunque mirase únicamente al Cielo
de sus ojos, océanos inmensos,
brotó un día el dolor multiplicado
y me arranqué los ojos por no verlo,
y me aparté de él por no sentirlo.
Desde entonces me piden que sonría
pero la boca mal cerrada es mueca
y aunque me eleve al cielo de la alondra
reír sin él ya no tiene sentido.
© Leibi Ng

2 comentarios:

Julie Carlo dijo...

Bendiciones,

Es un privilegio de pocos poder desnudar el sentimiento y mostrarlo a los demás, sin pudor...sin miedos...

Tu sitio es maravilloso e inquietante...intenso...inmenso.

dichosa tu..

Leibi NG dijo...

¡Gracias Julie Carlo! Un placer contar con tu complicidad♥