sábado, 31 de marzo de 2012

Antojos

"...que escriba versos que parezcan lanzas...
Ruben Dario, Azul. 1888


Porque lo has pedido
a tus ojos fatuos
el fuego regalo
glamour de reyes
-de dioses halago-.
Te hago creer que Eres
pero no eres nada,
principio de todo.
Todo cuanto existe
lo adorno y decoro
para que tu paso
sea sereno y firme.
Porque tu aspiraste
en tu piel la marca,
si no logro hincharla
disminuye adentro
valor de ti mismo:
pena  y descontento.
Porque lo has querido
moriras de antojos;
pobre desvalido
teniendo un tesoro.

© Leibi Ng

viernes, 30 de marzo de 2012

Profilactica

'En su pais de hierro vive el gran viejo..."

            Ruben Dario /Walt Wilman/Azul 1888



Del esternón de acero que me cubre
recibo desafiante escalofrío
en la ominosa mañana en que me oriento
compulsiva. Me saco lo obsesiva;
entregada a la mecánica del tiempo
símbolo que al Cielo he prometido
somática perdida en profiláctica
-siempre que se refiera a USA-, se usa
en civilización de choques de una via
me cruzo como céfiro atontada
entre espanglis, Babel
devuelta al balbuceo
y si no fuera porque entran los pájaros
con su trinar en proteccion del nido
y el hambre reza
cuando la vence el hombre
todo diera por perdido.

©Leibi Ng. Aeropuerto J. F. K.

viernes, 23 de marzo de 2012

Exordio


Pongamos que el fracaso
                  se tornara en victoria...
que el núcleo del abismo
                 ni en sueños fue alcanzado...
que jamás una lágrima
                  se derramó en mi alcoba
y que la rabia nunca
                 entró golpeando almohadas...
y hay sólo esta manía de suponer
                 ¡exordio!
que tu vida y la mía
                 jamás tocaron fondo.
Porque ahora mis dedos
                se repliegan intactos
sin un destinatario, sin cómplice y sin halo
                invento melodías en la luz evocada
                repito como Eco: "jamás tocamos fondo".

Supón que aquel momento del libro iluminado
                fue más que luz, asombro
tu y yo quedamos ciegos,
                felices deslumbrados...

el tiempo se detuvo y nos volvió uno solo:
                un faro condenado a iluminarlo todo.

©Leibi Ng

lunes, 19 de marzo de 2012

Media vida



Después de darme a ti sin condiciones
en un suspiro largo de intenciones
empieza verdadera la agonía
al entender de nuevo tus razones.

Rodeada siempre de silencios quedo
como presa en la celda del misterio
colmado de recuerdos el cerebro
quebrado el sentimiento y la razón.

Por eso es muerte este vivir de a ratos
donde te ofreces como por entregas
ignorando para cuando el premio

que mande tu secreto hacia el destierro...
mientras soy la quimera que te espera
medio sonriendo, medio en vida muerta.

© Leibi NG

viernes, 16 de marzo de 2012

Inapresable


A E. siempre a E.

Impedida de andar por las veredas
florecientes de rojas amapolas
me conformo con emplumar los sueños
y darle alas al hecho imaginado.

Sucedíanse las horas y los días
mientras mi alma se empeñaba, sola
en desear, pedir, ansiar la vida toda
en una mezcla fiel, vital y embriagadora.

Desee con tanto ardor que me quisieras
que una noche llegaste hasta mi alcoba
a estamparme la prueba de tu afecto
-fugaz pero inmortal-, prueba de facto

y desde aquella noche no he podido
librarme del aroma inapresable
de tu boca en la mía hechas de aire.

©Leibi Ng

sábado, 10 de marzo de 2012

J. Edgar

Leonardo Di Caprio encarna a J. Edgar en el filme dirigido por Clint Eastwood

"Prefiero un hijo muerto..."
sentenció la madre
crispando las vertebras
-afiladas sierras en un cuerpo recio-
áridas y ríspidas, punzantes y ariscas.

"No te quiero gay, volteado o marica.
Muérete antes de partirme el corazón".

Con su tarareo gutural y seco
le llevó danzando por la habitación:

"Baila hijo, baila
que con las muchachas
estarás mejor".

Y Edgar muy tieso, vertió su amargura
sobre el escondrijo del dolor mayor.

Decidió que nadie, en el mundo entero,
guardaría secretos
que primero él y después iba Dios.
Estados Unidos estaría a salvo
de moral tan lasa y comunismo atroz.

Revisó contenes, patios y veredas,
rompió puertas, arcones, archivos, vidrieras...

Destruyó, prestigios,
honras y equilibrios
y el dolor seguía
cavando su vientre
como un torbellino
taladrando siempre
sus órganos vivos
hasta convertirlos
en apéndices muertos
sin fines ni uso.
inútiles, yertos...

Bajo el cielo, la moral, disfrazada de deber
no era una, ni otra cosa:
sólo dolor, apariencia,
disimulo y obediencia.

Un psicópata inconcluso
tergiversando a la Patria
tan impotente como monstruoso
por una madre castrante.

Tan monstruoso y castrante
como una madre imperiosa
tras su rosario y su traje.


Baila Edgar, baila siempre
solapando tus deseos por Clyde, tu compañero.
Mira desde el Más Allá
los expedientes fantasmas
destruidos por la más fiel secretaria
y confíésate el dolor que irradiaste
en esta Tierra con tan sólo esas tres letras.
F. B. I.

©Leibi Ng

miércoles, 7 de marzo de 2012

Enrejillado



"Probablemente por esa manía de la literatura
y de que los otros sepan lo que uno piensa,
o lo que uno quiere que los otros crean que uno piensa,
o lo que sea". Roberto Fernández Retamar

Y si tu voz
prendió mi abrazo verdadero
dejé el rastro
de los cirios
consumidos
en el altar del viento.

Mojé mis pies en el adoquinado
espejo de tu acento
y supe del pasado
que no cesa.

Esperé del manantial
el eco
de un rumor lunar
                   iluminado
                    salobre
                       transparente...

Pero jamás
llegó al enrejillado
la sincera absolución
del amor mancillado.

Mi vientre no habitado
fue clemente
y se tensó entre islas
a sol y libertad
entre el verdor de la espera
y la melancolía misteriosa
de la llama titubeante.

Y ahora en litorales
la luz se difumina
y vuelvo a ser
la Penélope de proa
que aguarda en la bahía.

©Leibi Ng

domingo, 4 de marzo de 2012

Roce


cunde-wang

"Dios no ha de forzar nuestra voluntad; toma lo que le damos; mas no se da a sí del todo
hasta que nos damos del todo". (Santa Teresa de Jesús)



Un toque
un solo palpo
los músculos tensados
fermata del respiro.

Un toque solo
presagiando el abrazo
guardado en el futuro.

Un toque único
roce de piel con piel
cubierta azul celeste
de sueños bien pensados
desnudo de dobleces...

Un toque satinado
entre lomos de letras verticales
Universo anunciado.

Un toque puro
bordeando la sonrisa

en el suave llamado
de una tarde difusa.

©Leibi Ng