miércoles, 26 de diciembre de 2012

Alquimia



Mi lecho huele a primavera.
Tempranillo es el néctar
-anhelo de beber-
ejerciendo la vida
huyendo de la inercia.
Prendida en este ser hecho de dos.

Mi lecho huele a rosas mañaneras.
Sudor que no es rocío y se asemeja
al tacto de la seda, embriagada
en perfumes tu silueta...

Mi lecho huele a versos
porque de tanto amarte
entre susurros -alquimia
de las voces sublimadas-
se prolongan instantes
en que transmutas la materia.

©Leibi Ng

sábado, 15 de diciembre de 2012

Hora




A ti que no perdonas, a mí que no lo olvido.

Cada sesenta minutos, tuyos sesenta segundos son.
Intensos, afilados se clavan
garganta adentro.
Se hunden en mis sesos;
raíz de madreselva
en ruinas centenarias.
Son sesenta segundos de reintegro:
se repite tu voz,
regurgito palabras;
la broma infantil se vuelve infamia
Tus palabras se agrandan
y yo me hago pequeña.
Vibran mis carnes
de sonido plenas
y hasta versos evoco tras tu eco.
Cincuenta y un suspiros.
Nueve angustias y la afiebrada afrenta
coronada de alfileres potstraumáticos.

IN FER NO

A VER NO

Rojos mis ojos suman
desencuentros
y no recuerdo ni una sola razón
que me sostenga.
Salvaje.
Descomunal.
Insalvable.
Distancia de por medio
sedientos nos mantiene
rabiosos en la fuente
hidrofóbicos, contrarios y oponentes.
A media asta mis párpados mongólicos
saturados de vida se enlutecen.

Ruge mi voz.
Se rompe un cauce camino a mi garganta
Me estalla el grito interior
y en sesenta nudos
sesenta dentelladas
fermenta la mentira abierta que me espera
al darme cuenta de que mi remedio
es la causa mortal de mi futuro.

© Leibi Ng.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Boomerang

Princesa Tarakanova 




Probé la sal de tus minas.
Mi lengua transportó diamantes.
Sin ser punk, gótica ni metálica,
me prendí piercings en las papilas
con tu nombre, tu tipo de sangre,
tu ADN y el iris de tus ojos pardos.
Sin ser ninfómana me enredé en la adicción
de tu lento vaivén sobre mi cuerpo
(siempre sediento de tus aromas).
Sin ser cristiana, confesé mil veces
los más secretos misterios de mi anverso...
Para encontrarme yerta en ostracismo,
donde la cruda espera del amor saciado
recibe el siempre cruel boomerang de lo incierto.
Y el golpe dado me dejó lejos de tus minas;
me expulsó al infierno
donde crujen mis dientes y
ya no hay sal
ni luz
ni retorno.

© Leibi NG

domingo, 18 de noviembre de 2012

Bicho


Hogarth_The_Distressed_Poet
artgalleryabc.com


Este bicho mordaz que me ha picado
no me deja ni a apagón ni a luz 
de una triste bombilla trasnochada;
me escuece su aguijón desde un lugar no hallado
que sin embargo existe aunque no sepa
dar con su áurea de fuerte resplandor en mi cabeza.
Yo no tengo conciencia del momento
en que atacó mi piel, se vino adentro
y no hay remedio capaz de apaciguarle
porque es nigua, es abeja, es avispón de enero,
es culebra o caimán, en fin, engendro.
Puedo estar muy tranquila trabajando
y su fuerza me agita tristemente
como se agrandan las melancolías
este rubor me crece tripa adentro.
¡Ay! Si tan sólo pudiese destrozarlo,
hundirle ahí mis uñas hasta vencerlo,
quebrarle cada pata, destrozarlo
no dejarle ni abdomen ni cerebro.
¡Oh bicho que no enriquece nada
ni me deja producir despierta;
a la ruina me lleva, desgraciada
por estar solamente deletreando,
contando sílabas, dizque buscando versos.

© Leibi NG

Firmeza



Boris Lipnitzki
Madame Grès, Sculptural Fashion, New York, 1939
Gracias a Ντέιαν Ραντιβόγεβιτς


Mírame ahora como a una estatua fría.
Ya no corro a la puerta a recibirte,
no importa que regreses de ti mismo.
No exijo que me llames en tus viajes.
No espero que me digas dónde has ido.
El silencio comprensivo reina
en un hogar escindido.
Ya no importa el aroma de mi pelo enredado
entre tus dedos, ni la mirada audaz
expresando el deseo...
No sigo ya tus pasos
ni hurgo secretos en los escondrijos
no me desafían los misterios de novedosas llamadas
ni los apresurados imprevistos de cosas olvidadas.
Sé de qué vas. Conozco la jugada.
Un paso por delante te adivino
finjo que no sé nada y permanezco
como el mármol frío.
© Leibi Ng.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Igualdad




Mi idea de igualdad
pasa por verte llorar,
sin ocultar las lágrimas,
cuando en tu fortaleza
abrazas mi debilidad.
Sintiendo tú lo que mi pecho siente.
Dándote ánimos yo, en el ocaso de tu fe.
Alterna junto a mí, la niñería de reír sin parar
ante la absurda vida que sosobra en la nada.
Recupera mi humor cuando esté derrotada...
Mi idea de igualdad pasa por darte
las flores coloreadas de mi fértil mañana
para que sean de ti, como son mías.

© Leibi Ng.

Dama de luto


A Dejan Radivojević

Nunca pensaste que su amor tan tierno
causaría los estragos en tu vida.
Aquel cuerpo pequeño amamantaste.
Él te dio todas las alegrías.
Pero creció y las ideas bordearon
el plano familiar, fácil, seguro…
De pronto las polémicas y el miedo
se hicieron parte del hijo hecho hombre.

Viajó, con él tu angustia.
Predicó, tú, discípula primera.
Convenció, contemplabas y callabas.
Crecieron también sus parábolas.
Los seguidores arroparon sus prédicas
y despertó el dragón de las conciencias.

Llegó el tiempo en que tus venas
se vieron desangradas por la pena.
Calaron por tus huesos las angustias
destrozaron tus nervios, tus arterias
Fuiste un solo lamento, una dolencia.
Un ramalazo a carne descubierta.
Nadie podía curar tu horrible malestar
Y el daño se internó más allá
de lo humano, rebosando tus glándulas,
órganos, sentidos... tu anatomía entera
al vivir el sufrimiento de tu hijo.

¡Oh, Dama del Dolor que me contemplas!
¡Oh mujer que trasciendes todo mal!
Han podido golpear todos tu huesos
pero calmada miras al verdugo
pregonando en la luz de tus pupilas
que pueden destrozar tu cuerpo entero,
pero jamás el corazón sereno que aún palpita
atravesado de padecimiento.

Leibi Ng

domingo, 14 de octubre de 2012

Elección



He vuelto a sucumbir
en batahola
y la jarana es tal
que el aguacero
de mis ojos, truena
en el abismo del
amoroso encuentro
que me niegas
como si digna fuera
de tu ausencia.
Y no lo soy
¿lo sabes?
No soy digna de la nada.
Ni del silencio.
Ni de la soledad.
Ni de la indiferencia…

Duéleme el Ser
de verme rechazada
después de aupada
como laurel sobre tu frente victoriosa.
Si no es via crucis,
los pasos se asemejan
con otras multitudes y otra acera
pero es la misma cruz
pesada y aplastante
la que hace que mis huesos
se quebranten.
¿Te condueles de mí?
¿Me ofreces vino?
¿Intentas aliviar este martirio?

¡Vete ya!
No puedes hacer nada.

Igual que todos
Yo tengo dos caminos:
O perezco y traspaso
la barrera de lágrimas, dolor y sangre negra;
o sano y me rehago, resurrecta
con la luz, el amor y el alma invicta.

® Leibi Ng

domingo, 16 de septiembre de 2012

Miranda



Ella tiene el vestido forrado de esmeraldas
sus pendientes son nubes frescas y perfumadas
de su falda diamantes reflejan cristalinos
el brillo de las aguas, las flores y los trinos.

Ella, aún bajo lluvia desprecia las sombrillas
porque la lluvia lava el verde que le agrada
de mármol puro y liso se revisten sus piernas
y aún sentada emana su majestad, la calma

Miranda no anda sola, como toda una dama
se acompaña de amigas que la cuidan y alaban
las nubes juguetean a taparle la cara

pero ella las despeja, así sin decir nada.
Yo quisiera, Miranda, dormirme entre tus ramas
y evitar que un mal viento te levante la falda

que jamás una lanza taladre tu cintura
que nunca te perforen por ferro ni por níquel.
Eres tan bella así, tan elegante y alta

que yo no entiendo a esos mineros de las sombras
cuando tú sola mandas a recorrer los valles
siempre con el tesoro que hay en tus aguas mansas.

© Leibi Ng.

domingo, 6 de mayo de 2012

Tierra de mi padre



"Yo te quiero tanto, y tú aún no lo sabes". Canción.

El viaje por la tierra de mi padre
pone en mis ojos más que este paisaje
aquí el sonido de la voz del aire...
allí la historia del sampan amigable.

En esa isleta de kiosko y luna llena
una y mil veces se entregó a la espera
de la Fortuna, diosa aventurera
que un día te besa y al otro te desprecia.

Archipiélago de nubes no siempre favorables
ejército de aire, galeones inmutables;
el collar de neblina renueva el horizonte de
arrozales que resguardan fatiga.

Los torreones medievales escoltan el ocaso
que no se diferencia de la aurora.
Almenas solitarias impiden invasiones pendientes
y el labriego perenne hace crecer la colza a los pies del nieto
unico fruto de la familia indispensable.

Si feliz transcurriera al encuentro del tiempo,
del trabajo abrazada,
no es cierto que se fueron de ocupación carentes:
donde hay conocimiento, nada queda al fracaso.

© Leibi Ng

sábado, 31 de marzo de 2012

Antojos

"...que escriba versos que parezcan lanzas...
Ruben Dario, Azul. 1888


Porque lo has pedido
a tus ojos fatuos
el fuego regalo
glamour de reyes
-de dioses halago-.
Te hago creer que Eres
pero no eres nada,
principio de todo.
Todo cuanto existe
lo adorno y decoro
para que tu paso
sea sereno y firme.
Porque tu aspiraste
en tu piel la marca,
si no logro hincharla
disminuye adentro
valor de ti mismo:
pena  y descontento.
Porque lo has querido
moriras de antojos;
pobre desvalido
teniendo un tesoro.

© Leibi Ng

viernes, 30 de marzo de 2012

Profilactica

'En su pais de hierro vive el gran viejo..."

            Ruben Dario /Walt Wilman/Azul 1888



Del esternón de acero que me cubre
recibo desafiante escalofrío
en la ominosa mañana en que me oriento
compulsiva. Me saco lo obsesiva;
entregada a la mecánica del tiempo
símbolo que al Cielo he prometido
somática perdida en profiláctica
-siempre que se refiera a USA-, se usa
en civilización de choques de una via
me cruzo como céfiro atontada
entre espanglis, Babel
devuelta al balbuceo
y si no fuera porque entran los pájaros
con su trinar en proteccion del nido
y el hambre reza
cuando la vence el hombre
todo diera por perdido.

©Leibi Ng. Aeropuerto J. F. K.

viernes, 23 de marzo de 2012

Exordio


Pongamos que el fracaso
                  se tornara en victoria...
que el núcleo del abismo
                 ni en sueños fue alcanzado...
que jamás una lágrima
                  se derramó en mi alcoba
y que la rabia nunca
                 entró golpeando almohadas...
y hay sólo esta manía de suponer
                 ¡exordio!
que tu vida y la mía
                 jamás tocaron fondo.
Porque ahora mis dedos
                se repliegan intactos
sin un destinatario, sin cómplice y sin halo
                invento melodías en la luz evocada
                repito como Eco: "jamás tocamos fondo".

Supón que aquel momento del libro iluminado
                fue más que luz, asombro
tu y yo quedamos ciegos,
                felices deslumbrados...

el tiempo se detuvo y nos volvió uno solo:
                un faro condenado a iluminarlo todo.

©Leibi Ng

lunes, 19 de marzo de 2012

Media vida



Después de darme a ti sin condiciones
en un suspiro largo de intenciones
empieza verdadera la agonía
al entender de nuevo tus razones.

Rodeada siempre de silencios quedo
como presa en la celda del misterio
colmado de recuerdos el cerebro
quebrado el sentimiento y la razón.

Por eso es muerte este vivir de a ratos
donde te ofreces como por entregas
ignorando para cuando el premio

que mande tu secreto hacia el destierro...
mientras soy la quimera que te espera
medio sonriendo, medio en vida muerta.

© Leibi NG

viernes, 16 de marzo de 2012

Inapresable


A E. siempre a E.

Impedida de andar por las veredas
florecientes de rojas amapolas
me conformo con emplumar los sueños
y darle alas al hecho imaginado.

Sucedíanse las horas y los días
mientras mi alma se empeñaba, sola
en desear, pedir, ansiar la vida toda
en una mezcla fiel, vital y embriagadora.

Desee con tanto ardor que me quisieras
que una noche llegaste hasta mi alcoba
a estamparme la prueba de tu afecto
-fugaz pero inmortal-, prueba de facto

y desde aquella noche no he podido
librarme del aroma inapresable
de tu boca en la mía hechas de aire.

©Leibi Ng

sábado, 10 de marzo de 2012

J. Edgar

Leonardo Di Caprio encarna a J. Edgar en el filme dirigido por Clint Eastwood

"Prefiero un hijo muerto..."
sentenció la madre
crispando las vertebras
-afiladas sierras en un cuerpo recio-
áridas y ríspidas, punzantes y ariscas.

"No te quiero gay, volteado o marica.
Muérete antes de partirme el corazón".

Con su tarareo gutural y seco
le llevó danzando por la habitación:

"Baila hijo, baila
que con las muchachas
estarás mejor".

Y Edgar muy tieso, vertió su amargura
sobre el escondrijo del dolor mayor.

Decidió que nadie, en el mundo entero,
guardaría secretos
que primero él y después iba Dios.
Estados Unidos estaría a salvo
de moral tan lasa y comunismo atroz.

Revisó contenes, patios y veredas,
rompió puertas, arcones, archivos, vidrieras...

Destruyó, prestigios,
honras y equilibrios
y el dolor seguía
cavando su vientre
como un torbellino
taladrando siempre
sus órganos vivos
hasta convertirlos
en apéndices muertos
sin fines ni uso.
inútiles, yertos...

Bajo el cielo, la moral, disfrazada de deber
no era una, ni otra cosa:
sólo dolor, apariencia,
disimulo y obediencia.

Un psicópata inconcluso
tergiversando a la Patria
tan impotente como monstruoso
por una madre castrante.

Tan monstruoso y castrante
como una madre imperiosa
tras su rosario y su traje.


Baila Edgar, baila siempre
solapando tus deseos por Clyde, tu compañero.
Mira desde el Más Allá
los expedientes fantasmas
destruidos por la más fiel secretaria
y confíésate el dolor que irradiaste
en esta Tierra con tan sólo esas tres letras.
F. B. I.

©Leibi Ng

miércoles, 7 de marzo de 2012

Enrejillado



"Probablemente por esa manía de la literatura
y de que los otros sepan lo que uno piensa,
o lo que uno quiere que los otros crean que uno piensa,
o lo que sea". Roberto Fernández Retamar

Y si tu voz
prendió mi abrazo verdadero
dejé el rastro
de los cirios
consumidos
en el altar del viento.

Mojé mis pies en el adoquinado
espejo de tu acento
y supe del pasado
que no cesa.

Esperé del manantial
el eco
de un rumor lunar
                   iluminado
                    salobre
                       transparente...

Pero jamás
llegó al enrejillado
la sincera absolución
del amor mancillado.

Mi vientre no habitado
fue clemente
y se tensó entre islas
a sol y libertad
entre el verdor de la espera
y la melancolía misteriosa
de la llama titubeante.

Y ahora en litorales
la luz se difumina
y vuelvo a ser
la Penélope de proa
que aguarda en la bahía.

©Leibi Ng

domingo, 4 de marzo de 2012

Roce


cunde-wang

"Dios no ha de forzar nuestra voluntad; toma lo que le damos; mas no se da a sí del todo
hasta que nos damos del todo". (Santa Teresa de Jesús)



Un toque
un solo palpo
los músculos tensados
fermata del respiro.

Un toque solo
presagiando el abrazo
guardado en el futuro.

Un toque único
roce de piel con piel
cubierta azul celeste
de sueños bien pensados
desnudo de dobleces...

Un toque satinado
entre lomos de letras verticales
Universo anunciado.

Un toque puro
bordeando la sonrisa

en el suave llamado
de una tarde difusa.

©Leibi Ng



lunes, 27 de febrero de 2012

Tu casa, mi casa



La casa que me diste por morada
respiraba conmigo
suspiraba.
Se pobló de mi anhelo
se decoró en mis ansias.
En sus paredes, nombres
en sus dinteles, tactos
en sus ventanas, luces de Caribe y corales
Me encontré
-más de mí-
en tu casa mi casa
Sé que fui
moradora
en tu onírico entorno
y me sigues mirando
interior de tu Casa.

La casa que construiste para mí
se perdió en la distancia
se perdieron los pájaros,
el trino de sus cantos...
los claveles, albahaca...
cerraron sus ventanas
y todo lo que queda
es la puerta cerrada.

©Leibi Ng

Banderas

Sol poniente en cielo grana, buen tiempo por la mañana


A mis montes les faltan tus dos manos
labriego que amaneces,
alborada en poniente
sembrador de luz y de simientes.

La tierra se acomoda
con cada arremetida.
rociada en tus sudores,
se oxigena en jadeos,
que transformas en brotes,
germinales y nuevos
en favorable clima.

Soy la cierva que relame tu mano
y asiste en el silencio como el terruño fértil
para sembrar de azahares la noche
perdida en tus pupilas.

A mis montes les faltan tus banderas
ondeando entre las nubes de luminoso blanco
como cisnes muy altos que vuelan en pareja.


©Leibi Ng

viernes, 24 de febrero de 2012

Posesión




Aún resuena el rumor de sus palabras.
Sin sonreír, sabía que recitaba un monólogo
de frases halagadoras pero falsas.
Por la mañana
abandoné su lecho sin palabras.
La marca se ha borrado
-rictus de mis labios-
por años invisible,
frente a quien jamás
pudo poseerme,
y a quien yo no quise
despojar de nada.

© Leibi NG

domingo, 19 de febrero de 2012

Rayas y estrellas


"Lo bello no es más que el comienzo de lo terrible"
Rainer M. Rilke (1875-1926)

Adamanay, estás amenazada.
Temerosa te ensanchas en un vaivén de olas.
El ultra iluminado paisaje que reflejas en tus arenas blancas
clama al cielo imprecando que suceda un stop.
Tan calma, tan aislada, tan pequeñita y blanca
isla que de gaviotas sueña ruidoso vuelo
un picazo en tu playa simboliza el retorno
de máquinas de fierro,
taladros, grúas, cemento,
metales y las voces de mando:
idioma del imperio.
¿Regresar a esos días en que flotaba oronda la bandera de estrellas?
Retornar en el tiempo cuando los gavilleros ofrecían resistencia
para que en esta tierra no mandara invasor.
¿Cooperación le dices? ¿Me ayudarás constante y diligente?
¿Qué pedirás a cambio?

Taladrarás mi vientre
me girarás de espaldas
evitarás mis ojos de tierra enamorada
someterás mi lengua en silencio trabada
sangrada a dentelladas porque ella es la que alaba.
Me dejarás preñada mirando la alborada
desde un muelle que estrena embarcaciones,
nuevos rumbos, progreso y estertores de paz
y venciendo lo oscuro, más niebla llegará.

Porque junto a tus estrellas
naufragan corazones de fugitivos soles
de luz y libertad.

©Leibi Ng
*************************************


Isla Saona                                          

La Saona o Adamanay es la isla más grande adyacente al territorio dominicano. Posee un clima agradable y se le considera como "la isla de la belleza y la soledad".

Cuenta con una área de 117 kilómetros cuadrados -22 kilómetros de largo por 5.5 de ancho- y está a unas 80 millas de distancia de Santo Domingo y, de La Romana, a 24 millas (39 kilómetros).

Separa la isla Saona del territorio de la Provincia La Altagracia, a la que pertenece, un canal llamado "Catuán", "Catuono" o de "Cotubamano".

Es tan corta esta distancia que se afirma que los pobladores de la isla pasaban el ganado vacuno a nado desde las cercanías territoriales de Bayahibe hasta las costas isleñas. 

El terreno de la Saona es llano y gran parte de su territorio está formado por piedras rocosas. No obstante allí se produce variedad de frutos menores, aunque sus moradores, que habitan los poblados de Mano Juan y Catuano, viven especialmente de la pesca.

La Saona no es lo suficientemente frecuentada por no contar con una línea permanente de embarcaciones que permitan a nativos y extranjeros conocer la belleza de sus playas y las tres lagunas diseminadas en su área territorial.

 La mas grande es llamada Laguna Grande o del Surgidero con dos kilómetros cuadrados de extensión.

El agua es salobre y allí pernoctan bandadas de palmípedos que vienen desde la Florida en tiempo de invierno, flamencos rosados, yaguasas, `zamaguyones' y bandadas de garzas blancas.

Además discretos careyes van a depositar sus huevos cerca de la laguna.

La Laguna Canto de la Playa, nombre este que le dieron sus vecinos por el murmullo melodioso musical cuando sopla el viento sobre las palmeras de cana, tiene 2 kilómetros de largo y 800 metros de ancho. La más pequeña es la Laguna del Sucucho o de Bari, que tiene de largo 1,700 metros y 400 de ancho.

Hace algún tiempo varios inversionistas trataron de hacer contacto con autoridades gubernamentales para instalar en la Saona una serie de hoteles, dotados de casinos de juego.

Pero estos planes fracasaron, ya que habría que construirse un aeropuerto y un muelle dotado de comodidades en el poblado de Mano Juan, ya que las embarcaciones tienen que quedarse mar afuera por el poco calado de sus aguas, creando inconvenientes a los que acuden a la isla en embarcaciones pues tienen que pasarse a frágiles yolas para alcanzar tierra.

La Saona estaba poblada originalmente por indios Macorix, raza que fue exterminada por los españoles que acudieron allí.

La isla contaba con innumerables árboles que fueron depredados para destinar su madera a la construcción de los ingenios que se levantaron en la zona.

La Isla Saona produce lechosa, rábano, ajonjolí, molondrones, repollo, cilantro y yuca, renglón este último comparado en calidad con la yuca mocana.

Finalmente no queremos dejar de consignar que uno de los presidentes que tuvo el país aspiraba a que se le asignara como propiedad privada todo el territorio de esta isla, plan que falló por la tenaz oposición que se le hizo.

En una ocasión, Aníbal Julio Trujillo, hermano del dictador Trujillo, se apropió de la Isla Saona, explotándola agrícolamente y aprovechando parte de los árboles que aún quedaban en pie.

En Mano Juan residen centenares de personas. Allí existe un destacamento de la Marina de Guerra, una escuela, una oficina pública y un observatorio meteorológico.

domingo, 8 de enero de 2012

Yo nací cigarra


No seré una hormiga,
no seré una abeja,
seré una cigarra 
pateada, vituperada, siempre echada fuera.

Cantando en verano,
cantando en invierno
no seré una hormiga
no seré una abeja...

Llevo entre mis venas
canto que no cesa
va montaña arriba,
surca ríos y sierras
se mete en las salas
vuelve y sale de ellas
suena entre los setos
en la palma suena.

No construyo casa
no almaceno avena
no acumulo trastos,
ni caudal ni hacienda
llevo en mí las riendas
de mi vida plena.

Canto porque siento que esa es mi  faena.
Canto porque vivo, presiento, ergo sueño.
Canto porque sueño, presiento, ergo vivo.
Canto porque de todas las voces del mundo
escucho la mía dentro mi cabeza.

No seré una hormiga,
jamás una abeja,
elijo estar viva,
no me tengas pena
no me tengas pena
no me tengas pena.

© Leibi NG

viernes, 6 de enero de 2012

Para escribir un poema...

Eric Lacombe


Basta elegir una imagen almacenada en la mente.
Empezar a describir lo que el creador regurgita
puede resultar dinámico si la prisa nos excita.

Hace un tiempo que mis ojos
dominan este proceso:
donde hay luz, pone penumbra;
donde Universo, morada.

Una vocación de olvido
me surge por la mirada.
Desprendimiento o alud,
carrera hacia la muralla.
Improviso. Las ideas
se enamoran entre ellas.
Algunas se quedan solas,
otras, forman la pareja.

¿No todos observan la vida
con los ojos que yo empleo?

¡Qué raro es esto de ver
que depende del color
de unos cristales suplentes!

Cuando me arranque los ojos
con que visualizo todo
será entonces verdadero
haré el visionado cierto,
y el Alma, envuelta en crisálida,
surgirá diestra y tan diáfana.

Mientras tanto me distraigo
jugando a que diosa soy
y que con solo las palabras
le doy forma a la emoción.

©Leibi NG