domingo, 16 de octubre de 2011

Al ladrón de mis sueños



Observarme por todos los rincones,
ladrón, oculto en el anonimato
fue tu misión, tu norte, tu extravío;
mirón, que te ríes de mis temores,
barrotes engarzados a mis cuidados.

Como la noche de incógnito te ampara,
las estrellas indiferentes no te nombran,
la luna me guarda silenciosa
sin saber si te creo o desconfío.

Tú contienes la respiración ansioso
de un amor disfrazado y mentiroso
ayudado por las palabras temerarias:

del misterio te cubres insidioso
y mi intriga te sirve de acicate.

Mi esperanza te nutre de intenciones
prometiendo la utopía de un beso,
del paraíso que eternamente anhelo,
socavas mis defensas, me conquistas
y descubro que estás y estarás preso.

©Leibi Ng

2 comentarios:

Clo dijo...

me recordaste a Antonio Gala:

"Te me escapabas, de cristal y aroma, por el aire, que entraba y que salía, dueño de ti por dentro. Y yo quedaba fuera, en el dintel de siempre, prisionero de la celda exterior..."

beso!

LNG dijo...

Pues andaba yo acompañada de Espronceda, que seguro es parte del imaginario de Gala; y "A un ruiseñor" que al final no tienen nada que ver, pero es una técnica: empiezo a cambiar verso por verso y ¡lo que surja! Es divertido! Atesoro el verso de Gala. Un beso, Clo!

A UN RUISEÑO
Jose de Espronceda

Canta en la noche, canta en la mañana,
ruiseñor, en el bosque tus amores;
canta, que llorará cuando tú llores
el alba perlas en la flor temprana.

Teñido el cielo de amaranto y grana,
la brisa de la tarde entre las flores
suspirará también a los rigores
de tu amor triste y tu esperanza vana.

Y en la noche serena, al puro rayo
de la callada luna, tus cantares
los ecos sonarán del bosque umbrío;

y vertiendo dulcísimo desmayo
cual bálsamo suave en mis pesares,
endulzará tu acento el llanto mío.