domingo, 16 de octubre de 2011

Al ladrón de mis sueños



Observarme por todos los rincones,
ladrón, oculto en el anonimato
fue tu misión, tu norte, tu extravío;
mirón, que te ríes de mis temores,
barrotes engarzados a mis cuidados.

Como la noche de incógnito te ampara,
las estrellas indiferentes no te nombran,
la luna me guarda silenciosa
sin saber si te creo o desconfío.

Tú contienes la respiración ansioso
de un amor disfrazado y mentiroso
ayudado por las palabras temerarias:

del misterio te cubres insidioso
y mi intriga te sirve de acicate.

Mi esperanza te nutre de intenciones
prometiendo la utopía de un beso,
del paraíso que eternamente anhelo,
socavas mis defensas, me conquistas
y descubro que estás y estarás preso.

©Leibi Ng

martes, 11 de octubre de 2011

haikús indefinidos


No teléfono.
Que me llames no quiero
no más lágrimas.

©Leibi Ng

En tus ojos pienso
se pierde mi mirada.
Otro recuerdo.

©Leibi Ng

Beso tus labios
Me saben a lágrimas
otra despedida.

©Leibi Ng

Ladran los perros
En alta madrugada
se muere mi paz.

©Leibi Ng





lunes, 10 de octubre de 2011

Vocación terrestre

Sólo el latir de la noche
responde despreciando mi variante
que flota sin ruido.
               Asomo de la lluvia
rocía mis balcones
golpeando a los jazmines
en su aroma del Sur.
              No le doy rienda suelta
al grito de mi carne
ni cedo al doblegarme
la sed de mi poder.
             Una por una trenzo las
ganas de soltarle
las angustias vividas
en tantas madrugadas...
             Sentada en la cocina,
vagando por la casa,
sin más escudo encima
que el verbo y su intención.
            Converso con espíritus que no me
        pertenecen en su lugar de origen.
Mucho antes de perderte
ya entero te añoraba
con todos tus fantasmas,
para mi maldición.
             Sobrevivo la ausencia,
la frialdad y el apego
que lastran como el plomo
las alas cercenadas.


©Leibi Ng

sábado, 8 de octubre de 2011

Jardín Zen

Capitán, mi capitán
haz logrado mi devoción
sin cuestionarte
acato las órdenes que fluyen de tus labios
antes que la saliva retorne hacia tu lengua.
Con premura
oculto la incertidumbre de mis pupilas
sublevadas en busca de razón.

Hoy, mi kimono a tu costado
mi prendedor en tu mano
mi rosa en el ojal de tu uniforme
para representar a la nueva Madama Butterfly
que derrama lágrimas rojas sobre la seda.

Oh, capitán
do not leave me
el silencio ronda la piedra
tan breve del instante
en que me adueño de tu corazón
y devela la calma después del amor
de madrugada.

Oh, capitán, oriundo del silencio
como el beso del viento,
you make me live and die,
saeta que resplandece atravesada
en esta luz que rasga las tinieblas.

Capitán, tú marchas y me dejas quieta
para que el tiempo pase sobre mí
marcando dunas.

©Leibi Ng

domingo, 2 de octubre de 2011

Fragilidad

o humano vs máquina

A estas alturas
decir evocación, alba, delirio...
no podrá hacer más fuertes mis ideas
frente a este hálito punzante que roza mis costillas,
que penetra los huesos,
y punza, sí
y late, sí
y porta el oxígeno que debo respirar
para nombrarte.

A este espesor,
volteados los teclados
desnudo el CPU
perdido el UPS
no tengo a nadie que gruña
al deshacer mis rollos cibernéticos
las entradas de virus
los banners entusiastas
el desconsuelo enorme
al escapar de mi las teclas necesarias.

¿No ves que hay competencia y vale todo?
En tu lógica jamás entrará la posibilidad
de que una multinacional me haga un cyberataque.

©Leibi NG

http://do.globedia.com/dispositivos-brindan-facilidades-hackers-estrellas-pop-escarmentadas-cyberataques