jueves, 14 de abril de 2011

Seducción

Me ofrecí como carnaza.
Grite: ¡A mí! ¡A mí! para que el sacrificio
salvase a otro merecedor del sueño.
Fue tan convincente mi voz
que ahora yazco en el olvido.

De la imagen: Brain Cancer, http://nohaycomolodeuno.blogspot.com/2011/02/dali-revisitado-7.html

No hay comentarios: