lunes, 16 de agosto de 2010

Yo soy

Yo soy la niña del pijama a rayas
Miro insomne detrás de la alambrada
Te espero sin saber que no tengo esperanza
Te espero porque quiero creer que vendrás
Te espero tan golpeada que ya no siento nada
Te espero y no me atrevo a dibujar en tierra 
                                 el mándala que auspiciará tu regreso.

©LNG

2 comentarios:

Clo dijo...

a veces se alimenta un fuego en lo oscuro, sólo para sentir que no has sido devorada también tú por las sombras.

son curiosas las funciones de las alambradas a veces... son hechas para quitarte toda esperanza de salir. pero tras ella, no haces otra cosa que pensar en lo que quedó afuera.

hermoso.
me estremecí...

LNG dijo...

En estos tiempos de autoconciencia, las emociones ciegan. Para dar crédito al destino, muchas veces esas mismas sombras/temores son las que impiden que vayamos en pos de lo que queremos y permanecemos atados con invisibles lazos.
Gracias por tu aliento.