sábado, 14 de agosto de 2010

Meditación trascendental

http://nohaycomolodeuno.blogspot.com/

Una vez entregada, ponderada, aplastada por un peso mayor que el de tus  huesos…
abultada, inflada y desinflada, manipulada.
Penetrada, insuflada, henchida, exagerada,
engordada, pellizcada, mordida y aruñada.
Desgonzada, vertida, ahuecada, agrandada, perforada.
Zarandeada, abombada, volteada, revertida.
Impresionada en la blanca sábana como litografía, despeinada.
Levitada, alzada, suspendida…

Una vez hundida entre la espuma
del almohadón silente que sostiene tu espalda sudada.

Una vez empujada dos mil veces con otras tantas veces impulsada;

deshidratada, hinchada, embestida, agujereada...

Hincada en la hendidura,

                                   obstruida.

Exprimida, amasada y agrandada...

                                  convertida.

Poseída, atestada del líquido de vida taponada.

                               Serenidad te envuelve y vuelas lejos.

© Leibi NG 

No hay comentarios: