jueves, 22 de junio de 2017

PUERTO DE CORAZÓN


Los peces del Ozama
parece que nos besan adelantando labios.
De un calor que desnuda y una verdad que espanta
portadores.

Del fondo del Ozama, deshechos de las lianas
gomas, plásticos, goznes, llantas, lágrimas
tantas...

De siete ríos sin puentes
del horizonte ajeno y así tan deseado
Santo Domingo vibra como la piel del chivo
tensa, sonora, ágil, sensual y tan campante,
como flama de fósforo
como de encendedor...

Esta ciudad palpita
viva, como estoy yo.

Desde el fondo del río
va surgiendo la voz
mil veces acallada
mil veces en canción.

Santo Domingo vive
puerto de corazón.

©Leibi Ng
#30DíasdePoesía #RetoPoético #ContrabandoPoético

miércoles, 21 de junio de 2017

PATRIA LIMPIA



Ni los mangos que caen de las matas
ramilletes dorados y verdes
de dulce presentido,
ni las hojas de espadas que se cruzan
en duelos consumados de latidos
ni las copas de los árboles rebeldes
ni la proximidad de los pájaros
ni los troncos anudados en mi supervivencia…
Nada de lo que poseo hoy es suficiente
porque los toldos no impiden la herida del sol
ni el asfalto roñoso ablanda mis pisadas
ni las carrocerías arruinadas de un maltrato sin dolientes
pueden devolverme un corazón entero, puro, ilusionado…
como aquél que en la escuela soñaba con una patria limpia.
©Leibi Ng
#30DíasdePoesía #RetoPoético #ContrabandoPoético

sábado, 17 de junio de 2017

AUTODESTRUCCIÓN


Cuando sufro
no hay metáforas
cada palabra hiere
y debo elegir
por su acerado filo
la que menos escinda la carne..
La soledad frente al acero
me hace vulnerable
de solo verlo.
Sus palabras no elegidas
van directo a remover heridas
o a lacerar donde la piel aun no ha sangrado.
La inconsciencia se torna asì maldad.
El ego centrado en sus deseos
desconsidera al otro,
ciego, sordo, desgraciadamente no mudo
y reitera su obsesión y deseo
por lo que lo desprecia
a sabiendas
de que insiste
en su autodestrucción.
Querer ser despreciado
reafirmando la antigüedad:
¿Ves? Soy tu profesía.
Soy lo que dijiste que sería.
Soy la rabia y el dolor del desamor
¡Mamá!

©Leibi Ng

viernes, 2 de junio de 2017

BESOS ROBADOS


Uno a uno sus besos se me fueron perdiendo
Empezó con los labios de la mujer de riesgo..
Ella lo provocaba con sus ojos aviesos
y él, él era frágil, débil, lasca de caramelo.
Otros fueron robados a damas transeúntes
y alguno fue volado cual mariposa ebria.
Uno a uno sus besos se me fueron perdiendo
ante la rubia clara de caderas de hierro.
La de melena lacia se fue con dos de ellos.
Otra de edad madura fue echada en un madero.
Uno a uno sus besos se me fueron perdiendo
y ante su tumba lloro los besos que recuerdo.
©Leibi Ng

jueves, 4 de mayo de 2017

A Iris Pérez Romero y su "Anatomía del Ser"


A los sueños se llega
usando las neuronas
como si fuesen dedos.
El tacto de los días
deja impreso el recuerdo
de otras pieles llorosas.
Las huellas digitales van cercando
el origen de todas las pasiones
y hay entre las miradas
un puente a lo infinito
de donde todo viene.
Es el IRIS que irradia
su influencia sanadora.
Ella mira y extiende.
Ella mira y conforta.
Ella mira y su piel se vuelve magia y gloria.
Desde el barro conforma el aura de las cosas.
De los colores todos, grito, canto y susurro...
De artefactos y troncos: formas, duelos, congojas...
Deja que se refunde con su empatía de siglos
con sus manos, sus ojos, y anatomía del ser
en la caverna oscura de todos los pacientes
y se ilumine adentro y crecer y crecer.
©Leibi Ng
sdq 4/4/17

sábado, 22 de abril de 2017

Alma gemela


¿Si yo no soy para mí, quién es para mí? 
¿Y si yo soy (solamente) para mí, qué soy yo? 
¿Y si no es ahora, cuándo? ". (Mishná 14,Cap 1 pirkei Avot)


Me sorprendo pensándote.
Te advierto en el misterio
de la tenaz idea que no apreso.
Isla de Pascua de enterradas cabezas.

Igual me estás soñando desde un punto lejano.

Te veo manejando por vías desiertas
“glisando” el volante como si fuesen teclas.

Yo sé que un día
mi cuerpo atravesará el vacío.
Tendré sólo sentidos para vivirte.

Ahora que estás dormido en tu set de universo,
despierto en dimensiones paralelas
un aroma perpetuo/inapresable
remedo de lo posible/eterno.

Te diriges a mí, Destino.
Porque dos que se aman
¡Oh, desencuentro!
Son psiquis y son animus,
son ego e inconsciente.

Existe para mí
que sola aquí te invento
Si no, mejor morir.
Y ser como la piel de la serpiente
abandonada en páramo
deshabitado y ocre
de almas penitentes.

¿Quién será para mí
si para mi soy...¡Sola!
Sin amor, mejor no ser, no estar, no Talmud.

©Leibi Ng



martes, 18 de abril de 2017

POBRECITA


Buscabas una dama convencional y cínica,
Capaz de descollar en las frívolas fiestas.
Envanecida y bella vistiendo seda y lino.
Una mujer florero que adornara tu mesa.

Querías que ella sacara provecho de su verbo,
que sumara prestigio a tu perfil maltrecho,
y regaste entre todos que habías hallado,
veta, en la mina preciosa de la mujer prehecha.

Pero ella se arropaba en saya franciscana,
dormía con los mendigos, tomaba agua de lluvia,
hablaba con las flores y le cantaba al Alba.

Despreció tus lustrosos cartoncitos de plástico
dijo lo que era cierto, no lo que convenía,
y desnuda de sedas se quedó a pleno día.

Hay mujeres extrañas que desprecian la alforja
y a mucha, mucha honra, jamás son asociadas
al mercado que arroja tersas pieles al barro.

© Leibi Ng

miércoles, 22 de febrero de 2017

Vampiros



En el atardecer
cuando su aguijón clavan
del oscuro rincón o espiral larga
asiste la vorágine asesina
bocanada feroz
de muerte o vida.

Vampiros sin Señor
siempre sin almas
escuchan el fervor
de los avernos
surgiendo dos a dos
tal vez en triada
tinieblas en la gruta
desvelada.

¿Qué más les puedo dar?
Mi piel hoyada
los glóbulos bermejos y calientes
la mísera ración más sedentaria
de quien trata de usar su fiel cabeza
y no el resto del armazón destelengado

¡Ay, de mí que no encuentro estaca o bala argenta
y sólo puedo imaginar un corazón atravesado!.

©Leibi Ng

sábado, 18 de febrero de 2017

OVACIÓN


Te llamé hermana
y apreté tus manos largas.
Sentí la admiración por tu cultura,
trayectoria de besos, partituras...
Te sentí alta
en el trono invisible
del poder que sólo dan los años,
don de gente
capaz de aglutinar en lo incorpóreo
la belleza del arte en libertad.
Te llamé hermana
y vi unos ojos tristes y cansados
y allí en segundo plano,
la belleza pasada
aún deslumbrante.
Miles de halagos fieles
y tu cordialidad.
Cientos de seguidores
para tu ingenio vivo.
Y un garbo así intuido
donde lo cuántico
traduce encuentros nuevos
apenas registrados.
Te llamé hermana y supe
de la pasión del Arte
y del deseo humano
que siempre es su motor.
Te vi con ojos de alma
y creciente estupor.
Diamante y sus destellos,
el sol y su fulgor...
La vida es escenario
actores a granel,
a veces se nos llama
para ser solistas
y entonces se ilumina
todo el ser en un instante
de rápido esplendor.
Luego, cuando el telón cae,
regresamos al suelo
retumbando aún el eco
del clamor, los aplausos,
los vítores y bravos
del público exaltado..
Y con gesto profundo
de humilde reverencia
aquí queda el respeto
y el agradecimiento,
la fe de haber vivido
un instante de estrellas.

©Leibi Ng

lunes, 16 de enero de 2017

Disimulas



Si cuando sé que estás triste, disimulas
como quien hace esfuerzos por gustar
¿a quién tus cantos emites?
Impresionas a más de una
misterio por descifrar.

Nuestra habitación brilla
cuando cada uno se pierde en la mirada del otro,
luces encadenadas hasta el cielo.

Nada volverá a aquellos días
en que hasta el agua tenía sabor.

Me conquistabas cada día
Amor que te soñé desde la infancia
cariño dulce y maravilloso
¿dónde estás hoy?

Encadenados desde el nacimiento
hasta el final de nuestros días
Te amo, lo sabes. Te necesito
Llena el vacío que has dejado.

Y a pesar de adivinar todas tus tretas,
me mantienes atada a tu misterio.
Tú y tus trucos de birlibirloque…
Te dejo que te pierdas en mi horizonte
buscando otras amantes.
Los amores eternos necesitan
desfogar sus pasiones
en más de un tiempo y lugar.

Y yo no sé desde cuándo
estoy mirando tu arte de niño
aunque los años lleguen sin pausa.
Amor mío, dulce y maravilloso niño
ven a mi pecho a jugar.

Desde el principio de los tiempos me juraste
un amor permanente y sin dobleces
en los jardines de Babilonia,
tú Púrusa, yo Prakriti
hasta la era espacial encontrándonos y dejándonos
y no soy capaz de adivinar la última trampa
ni podemos hallar la paz de la pequeña muerte.

De más está decir que estoy llorando
y la tarde parece hacerme coro.
De nada vale protegerme del viento
porque la suerte es veleidosa
y de algún modo toco algo eléctrico
con los pies en el agua.
¿Todos los amantes viven así en peligro?
En alguna edad, ha de acabar este martirio.

Amor, dulce y maravilloso
desde mi nacimiento hasta mi muerte
Te quiero, te amo y tú lo sabes.

©Leibi Ng (esto es proyecto de canción)

viernes, 30 de diciembre de 2016

Del mar no quiero sal


Me he callado durante mucho tiempo
pero hoy por fin comienza el viaje hacia el olvido.
Espero que esta vez encuentre el medio,
el preciso vehículo que alquilo
más allá del horizonte
donde tú sabes que el mar no se une al cielo
porque se traga el sol casi al final del día
en un festín rojizo de encomiendas
que llenan de tristezas el crepúsculo.
En ese ir y venir de las mareas
yo sé que envían sus penas los desocupados del Malecón.
Mensajes sin botella,
que causan estupor de olas y ondinas.
Colgado de una de ellas, tal vez,
mis deseos por ti mueran ahogadamente.

¿Qué sentido tiene amarrar la barca
y sentarse en el muelle a contemplar gaviotas
mientras los peces saltan?
¿Es eso una bitácora del desamor?

Cada herida
emponzoñada en sienes
y cada dolor que no expresé por compasión
me condena al cáncer de los recuerdos.

Yo ya no buscaré más nunca tu mirada
y poquito a poquito serás menos que arena
en este puño abierto que tu pasión quebró.

Eras hermoso como trino de pájaros en las mañanas
y transparente como el agua de un arroyo cristalino

Tal vez, serás por siempre primavera
pero ahora vas en procesión hacia una tumba
y no encontré la forma de marcar tu lápida con mis uñas
porque el mar
es el cementerio de todas las lágrimas del mundo.

©Leibi Ng

Cuando sienta que me amas


Despertar a la vida desde la oscura noche
susurrando los sueños misteriosos de ayer,
Respira palpitando la sangre en su compás,
fluye vital la aurora para llegar al sol.
De tu mirada intensa, tiernos ojos de abismo y luz,
amparada en su guarda quiero permanecer
bañada por tu risa queda, ronca, viril…
Un canto que en mi oído quiero siempre sentir.
Así me tranquilizas, das remedio al dolor
olvido cada herida, la muerte huye de mí.
Cuando segura sienta que me amas
mi jardín florecido se te regalará:
cada rosa, tu rosa, cada jazmín, tu flor.
Todos nuestros perfumes serán fiesta y candor.
Se escucharán al viento pianos, laudes, violín…
sabrán que yo soy tuya y que tú eres de mí.
Alfaguaras brotando de este jardín en flor
cuando segura sienta que me amas
desde el cielo violeta las estrellas
dirán en clave Morse que nada pasará.
Sobre tu hermoso pecho descenderá un cometa,
bichitos luminosos alzarán vuelo en par,
porque eres mi consuelo, mi remedio, mi voz.
Cuando segura sienta que me amas como yo
todo lo habré alcanzado con la imaginación.
El alba se me ofrece con toda claridad
la fuente será un lago donde la dama está*.
la brisa muy tranquila emanará perfumes
la música se hace rumor casi de fiesta
para darnos el marco de la felicidad.
Cuando sienta segura que sólo a mí me amas
el trino de los pájaros será de ruiseñor.
La vida en plenitud se nos regalará
y el dolor y la herida no existirán jamás.

©Leibi Ng

*Cualquier similitud con EL DÍA QUE ME QUIERAS... ¡es cierta!

La Dama del Lago que le devuelve Excalibur reparada al Rey Arturo.